miércoles, 19 de mayo de 2010

Las verdades desnudas de la fusión

Si no hubiese habido crisis, no habría habido fusión de las cajas y no le habríamos visto el plumero al presidente de Caixanova. Al jubilarse o pasar a mejor vida, lloverían las alabanzas de becarios, periodistas y beneficiados elogiando su gesta, diciendo que Caixanova había sido su vida. Ahora sabemos que su vida era el cargo. Comienzan a aparecer las verdades desnudas.

Publicado en El País, 19 de mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario