sábado, 8 de mayo de 2010

Permisividad contra el medio ambiente

Cuando voy hacia la salida de la autopista a altas horas de la madrugada, siempre observo una gran nube que no suele ser visible durante el día.
Esa nube, llamarle así es un eufemismo, sale de la fábrica Bunge, en Culleredo. Siempre supe que contaminaba el aire, además de provocar un tremendo olor a pipas y, como procesa soja, con un gran poder energético.

Ahora me entero de que también contamina la ría. ¿Cómo es posible que permanezca todavía ahí, cuando ahora existe una gran densidad demográfica, perjudicando a todos los seres vivos, terrestres y acuáticos? ¿No tendrían que expropiar los terrenos, sea la Administración local, sea la autonómica? Eso sí sería por beneficio público y no la expropiación que realizó Fadesa en Miño. Ahora bien, ¿qué se puede esperar si se permitió instalar Reganosa en la ría de Ferrol? ¡Oh beneficio, cuántos delitos se cometen en tu nombre!

Publicado en La Voz de Galicia 29 de septiembre de 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario