jueves, 1 de marzo de 2012

Realeza y nucleares

Ha tenido que sufrir un miembro de la realeza holandesa un accidente para conocer  a quien vendía su tiempo.

Friso de Orange, fue sepultado por un alud esquiando, los nobles solo tienen accidentes cuando disfrutan de sus vacaciones, nunca en el tajo.

Encontró su primer empleo (no se si es adecuado emplear el término encontrar) en la consultora McKinsey, empresa que fue dirigida por Rajar Gupta, que fue imputado por el FBI por información privilegiada y está pendiente de juicio.

Trabajó como vicepresidente desde 1998 hasta 2003 en Goldman Sachs International en Londres

En octubre de 2006, el príncipe Friso es nombrado Director Gerente de la oficina de Londres de la firma consultora de Wolfensohn & Co. (fundada por James Wolfensohn, ex presidente del Banco Mundial) una firma privada que invierte y ofrece asesoramiento de consultoría estratégica para los gobiernos y las grandes corporaciones que hacen negocios en las economías de mercados emergentes.

En el momento de sufrir el accidente Friso, trabajaba como director financiero de Urenco consorcio nuclear de enriquecimiento de uranio, rival de la francesa Areva. Urenco tiene plantas en los Países Bajos, Alemania, Reino Unido y Nuevo México en los EE.UU. No parece que trabajase en una industria inocua. En su página web, Urenco lamenta el accidente de Fukushima.

 Por supuesto, participa también  organizaciones benéficas, como cabe esperar.
http://en.wikipedia.org/wiki/Prince_Friso_of_Orange-Nassau
http://en.wikipedia.org/wiki/Urenco_Group
http://en.wikipedia.org/wiki/Rajat_Gupta



2 comentarios:

  1. No olvidéis que don Urdán Garín es consejero de Timofónica. Es por eso de los enlaces. Hiperenlaces, claro.

    ResponderEliminar
  2. Boli otro día haré otro post, 200 nopbles de este pais están en el consejo de administración de grandes corporaciones, ahí teníamos que reclamar tambien cuota de paridad de plebeyos.

    ResponderEliminar