miércoles, 19 de diciembre de 2012

Gestión o "digestión" de lo público

Cuántas  pruebas hacen falta para demostrar que las administraciones, siguiendo órdenes de la élite financiera, están haciendo lo posible para hundir la sanidad, la educación y para conseguir que todo lo público se convierta en un negocio privado. Todos aportan su grano de arena y sin prisa pero sin pausa, acabaremos como Haití, sin Estado. Basten tres ejemplos de actuación de organismos e instituciones diferentes.

I Ayuntamientos:
El ayuntamiento de A Coruña con alcalde del PP  decide cobrarle el IBI a la universidad pública, ahora que tiene auténticos problemas para sobrevivir, en cambio no se lo reclama a la  Iglesia.

II Autonomías:
La Xunta de Galicia, controlada por el PP, denegó la prórroga a la mayor  parte de los médicos mayores de 65 años del  Chuac,  hospital público de A Coruña (antes Juan Canalejo) que habían solicitado continuar en su puesto de trabajo. Sus plazas se amortizarán, es decir no serán reemplazados por nuevos médicos, con lo que empeorará la asistencia sanitaria, 
Este es verdaderamente un hecho curioso, que contradice las peticiones que surgen desde la Troika y desde  la oligarquía financiera autóctona, de aumentar la edad de jubilación. Parece que esa idea solo vale para la empresa privada. La pública debe de eliminar personal. De lo que se trata es de desmantelar el sector público y las jubilaciones sin reemplazo, suponen un camino fácil para adelgazar las plantillas en beneficio de una futura privatización . Estos profesionales que deseaban seguir en activo engrosarán la lista de pensionistas, curiosamente en el momento que dicen que están en riesgo las pensiones.

III Empresas públicas:
REE, empresa participada por el Sepi, acaba de despedir a la hasta ahora directora financiera, Esther Rituerto (cercana al Psoe), y jubilado al responsable de Recursos Humanos, José García Moreno, a los 65 años,  (otro que engrosa la lista de perceptor de pensión).  Alberto Carbajo, director general de operaciones, había sido despedido en Marzo. Dos de esos tres altos directivos (la compañía no precisa cuáles) contaban con cláusulas de blindaje para casos de despido de hasta dos anualidades de sueldo. Entre los tres (no hay desglose de los datos) percibieron una retribución de algo más de un millón de euros en 2011.
La empresa, que no informa de las indemnizaciones percibidas por Carbajo y Rituerto, va a gastarse este año un buen pico en compensar la reordenación de su cúpula, teniendo en cuenta que el expresidente (que en 2011 cobró 822.000 euros) también tenía contrato blindado.
A Ana Cuevas, hija del expresidente de la patronal, le han creado una nueva dirección (Dirección Adjunta al Presidente) dentro de la compañía. El actual presidente de la compañía es José Folgado, fue casualmente, estrecho colaborador de su padre, como director del departamento de Economía de la patronal durante 17 años. Ana Cuevas venía ocupando la concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Tres Cantos, municipio madrileño del que Folgado fue alcalde hasta su nombramiento como presidente de REE.
Blindan sueldos de directivos, que se nombran y se cesan al albur de los vaivenes políticos. A cada cambio, cientos de miles de euros que se llevan. Luego dirán que la empresa entra en pérdidas y la privatizarán, pero ellos seguirán en sus consejos de administración.

Cómo va a funcionar el país con este panorama,
Queda claro para qué y para quién  gobierna esta gente.

Noticia del cobro del IBI
Noticia de REE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada