sábado, 27 de julio de 2013

Eficiencia enérgetica o expolio eficiente


"Como resultado de una herencia, nos encontramos intentando vender un piso.
La agencia inmobiliaria nos dice que desde el mes de agosto es obligatorio tener el certificado de eficiencia energética para poder efectuar la venta. El piso en cuestión, de 49 años de antigüedad, se anuncia "a reformar completamente". ¿Qué sentido tiene este certificado si el comprador va a cambiar electricidad, gas, ventanas, suelos, etcétera? En todo caso, el certificado sería necesario después de la reforma.
Este tipo de tasas, cuando tienen un objetivo comprensible, gusten o no, pueden tener su sentido. En el caso actual, en mi opinión, resulta un atraco encubierto".
Carta aparecida en el País el pasado viernes 26  firmada por Jesús María Iglesias Duque de  San Sebastián con el título de "Certificado de eficiencia energética"
El gobierno se limita a legislar para que las empresas obtengan beneficios a costa de los ciudadanos que  padecen unas leyes arbitrarias e injustas y elaboradas con la premura típica del que va "a la pela". Se inventan directivas, normativas etc, que parecen perseguir únicamente el lucro de empresas y que permita al Estado a su vez recaudar impuestos, que volverán a las empresas bajo el rimbombante nombre de colaboración público privada. Lo malo es que al saqueo al ciudadano ya le queda "poco recorrido"
Gobiernos y empresarios consensúan las leyes y el pueblo las padece. Casi es mejor que no se corten, y aumenten el periodo vacacional. Cuando no legislan, estamos más tranquilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada