viernes, 15 de mayo de 2015

La Europa de las multinacionales y El Corporate Europe Observatory (CEO)




 El Corporate Europe Observatory (CEO) es un grupo de investigación que trabaja para exponer y desafiar el acceso privilegiado e influencia que gozan las empresas y sus grupos de presión en la formulación de políticas de la UE. Este control corporativo en la toma de decisiones de la UE conduce a políticas que exacerban la injusticia social y aceleran la destrucción del medio ambiente en todo el mundo. Deshacer el poder corporativo y su falsa máscara ecologista son cruciales para abordar realmente los problemas globales como la pobreza , el cambio climático , la injusticia social, el hambre y la degradación ambiental.

Corporate Europe Observatory trabaja en estrecha alianza con los grupos de interés público y de los movimientos sociales dentro y fuera de Europa para desarrollar alternativas a la dominación del poder corporativo. CEO está registrada como fundación sin fines de lucro bajo la legislación holandesa en la Cámara de Comercio de Amsterdam (enlace es externo ).

SUS DENUNCIAS

LAS "PUERTAS GIRATORIAS"



La organización dispone de una base de datos para denunciar los posibles conflictos de intereses entre los dirigentes de la Unión Europea.
Ejemplos:

Para ver todos los casos:
http://corporateeurope.org/revolvingdoorwatch


RED DE PARTICIPANTES EN LA COMISIÓN CONSULTORA SOBRE FRACKING


EN VERDE: REPRESENTANTES DE LA SOCIEDAD CIVIL
MORADO: PERSONAS RELACIONADAS CON LA INDUSTRIA DEL FRACKING
AZUL: COMISIÓN EUROPEA
AMARILLO: OTROS

La "Red de Ciencia y Tecnología Europea sobre Hidrocarburos no convencionales de extracción" de nueva creación  se supone que debe evaluar los proyectos en curso, así como recomendar qué tecnologías son adecuadas y suficientemente seguras para Europa.

Por desgracia para el público, la mayoría de sus miembros (incluidos los de la industria, la academia y otros organismos de investigación) tienen una participación financiera clara en la expansión de fracking y no están en condiciones de evaluar objetivamente su seguridad.

Por otra parte, muchos han cabildeado agresivamente por unas normas de seguridad más débiles. La red se compone de 74 miembros, 14 de los cuales trabajan para la Comisión Europea. De los 60 que no lo hacen: Menos del 10% de los miembros son de la sociedad civil.  Más del 70% de los miembros o representan o tienen vínculos financieros con la industria del fracking; dos tercios de los académicos y organizaciones de investigación involucrados tienen vínculos con la industria del fracking. Los cinco presidentes de los grupos de trabajo son partidarios del fracking, y algunos incluso han cabildeado contra de las reglas de seguridad.

Éste conflicto de intereses no sólo está poniendo en peligro la seguridad pública y el clima, sino también la fe de los ciudadanos en la Comisión Europea que es capaz de relegar  sus intereses ante el beneficio de la industria. Dada la oposición pública a fracking en Europa y los problemas ambientales asociados que están bien documentados, la Comisión Europea no debe escuchar a un lobby que quiere cambiar el terreno de juego, al no preguntar "si" Europa quiere fracking, sino "cómo" lo quiere. 

La Comisión Europea debería cuestionar seriamente  el acceso privilegiado que gozan las empresas que causan el cambio climático  ya que está en conflicto con el interés público.
Ver más:
http://corporateeurope.org/sites/default/files/attachments/carte_blanche_for_fracking_final.pdf

El Corporate Europe Observatory cuando el tiempo lo permite, organiza visitas guiadas "lobby tours" por el  barrio de la UE, en ellos se explica cómo las empresas logran influir en las instituciones.
Es posible suscribirse a las noticias y denuncias gratuitamente

Lá página web
http://corporateeurope.org

2 comentarios:

  1. Lo que digan los neoliberales...
    Si no me devuelve el reloj no juego con el mago.

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero lamentablemente copan todas las instituciones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar