jueves, 3 de marzo de 2016

Mejor meneallo

Cuando el PSOE accedió al poder, una compañera de trabajo, ya fallecida, me dijo, lo que más me gusta de éste gobierno es que podrían haber sido mis compañeros de piso, se acabó la carcundia. Cuando años más tarde nos enteramos de lo del GAL, le dije: algunos de los que podrían haber sido tus compañeros de piso están salpicados por crímenes de Estado.
Escuchando la investidura y estando imbuída por los comentarios de periodistas "independientes" no me pareció bien traída la alusión al GAL de Iglesias. He tenido que leer esta entrada del Blog de Javier Astasio "A media luz" para cambiar de opinión. Lo vulgar y lo fácil cala más, tiene siempre más repercusión, se vende mejor y sirve a los intereses del stablishment.

Cabe recordar que Javier Astasio, periodista, fue despedido de la Cadena Ser en el 2009, cuando se abrió la veda al despido de tantos buenos periodistas, porque tocaba ser servil con pensamiento único, ignorar la corrupción y apoyar los recortes disfrazados de "reformas".

Reproduzco el artículo porque hace pensar


MEJOR MENEALLO


Yo, que en cierto modo viví abducido por la idea de que había cosas que era mejor no saber, no decir, no investigar, hoy miro con horror aquellos días en los que poco a poco fuimos conociendo los detalles de un horrendo crimen de estado, un crimen sólo comparable a los peores de la dictadura argentina que "desapareció" a tantos y tantos jóvenes en las cloacas de sus cuarteles

Como en el gabinete de Freud, los fantasmas y los "pecados", si no se expían, antes o después, acaban por salir a la luz. Y el fantasma de la desaparición y muerte de Lasa y Zabala nunca fue expiado del todo, Por eso, hay asuntos que es mejor no meneallos y uno de ellos es el del terrorismo, sea del color que sea, porque hay tantos fantasmas a uno y otro lado, son tan horribles los crímenes cometidos en uno y otro lado, que, en cuanto se invocan, se abren todas las heridas, algunas aún difíciles de cicatrizar.

Hizo mal Pedro Sánchez en usar las alusiones al terrorismo para atacar a Pablo Iglesias. Hizo mal en usar la torpe ironía de recomendarle a Arnaldo Otegi como ministro del Interior. Cayó, como el peor de los manipuladores del PP, en parar el reloj de la memoria a su voluntad. Otegi, ha salido de prisión después de haber cumplido seis años, todos y cada uno de los días que le impusieron por el delito de reorganizar Batasuna en nombre de ETA y nunca sabremos cuánta de esa paz de la que disfrutamos ahora se debe a esa reorganización castigada.

Yo, como Pablo Iglesias, con el que, como sabéis, no suelo coincidir, me alegré de la salida de Otegi de la cárcel, aunque, quizá por prejuicios, no me atreva a calificarle de preso político. Fue por eso que me pareció una bajeza el intento de Sánchez de descalificar a Iglesias con este asunto ante la falta de argumentos en materia económica o social, anta el aparente desinterés del candidato socialista en restituir el Estado de Bienestar, ante la falta de argumentos y su clara preferencia por las mentirosas cifras de la macroeconomía sobre el dolor de quienes sufren la crisis. Me pareció una bajeza y no me sorprendió que un fogoso Iglesias le mentase la cal viva que afloro en un paraje de la sierra alicantina cubriendo los cuerpos de estos dos desaparecidos.

No es bueno convocar, como hizo Pedro Sánchez, a ningún fantasma, porque lo único cierto es que los fantasmas nunca vienen solos, siempre traen de la mano a otros fantasmas. Y tratar de colocar a quien dices buscar como socio junto a quienes causaron, y afortunadamente ya no lo causan, tanto daño a tanta gente en este país, no parece una buena estrategia De hecho, aunque "cosas veredes, amigo Sancho", creo que con esa alusión tiro al mar la llave que abría la puerta al pacto y, por tanto, a la salvación de su carrera política,

Tampoco hizo bien Pablo Iglesias en ser tan explícito en su respuesta. La sutileza es un arma cuyo efecto disuasorio perdura en el tiempo mientras no se explicita y fue tal la deflagración provocada por su invocación de la cal viva, no de los GAL, sino de la Guardia Civil, que demolió puentes y fortines. Iglesias habló sin medida de un tiempo que no vivió en primera persona y que, como digo despierta demasiado rencor. Sin embargo, creo que, en el fondo, fue bueno que alguien lo hiciera, porque la forma de exorcizar los fantasmas, como los traumas de Freud, es sacarlos a la luz. Y creo que fue bueno que ayer y aún hoy se hable de Lasa y Zabala, de los GAL, del terrorismo de Estado, de aquel Felipe González, que, como Rajoy de la corrupción en su partido, dijo no saber nada de aquello, pero, sin embargo, acompañó a Barrionuevo a la puerta de la prisión a la que entró como condenado.

Algunos no lo recuerdan o lo recuerdan confusamente y otros ni siquiera lo sabían. Por eso el escalofrío que ayer recorrió el Congreso y más de un hogar es bueno. por eso, aunque haya quien piense lo contrario, es mejor meneallo, porque es Historia, negra, pero Historia, de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada