jueves, 9 de junio de 2016

TTIP, mitomanía y PPSOE


Como mentira patológica o pseudología fantástica, es uno de los términos con los que la psiquiatría se refiere al comportamiento de los mentirosos compulsivos o habituales. Descrita por primera vez en la literatura médica en 1891, se ha definido como una invención inconsciente y demostrable de acontecimientos muy poco probables y fácilmente refutables. Ahora, dos siglos después, puede encontrarse en el debate público sobre el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) abundante material para seguir documentando la mitomanía. 

  Así comienza el artículo aparecido en el País, el pasado día 3, titulado Mitomanía y TTIP, firmado por Santiago Martínez e Iñaki Ortega.

Los autores continúan diciendo: Todo empezó con los documentos filtrados por Greenpeace de la XIII ronda negociadora que desataron una oleada de críticas contra el nuevo acuerdo comercial entre la UE y EE UU, avivadas con la reciente intervención (por videoconferencia) de Julian Assange en unas jornadas en Madrid. Sin embargo, una revisión serena de los documentos permite constatar la persistencia de una potente mitomanía en una parte de la opinión pública a la hora de juzgar cualquier relación con Estados Unidos

En defensa del TTIP, manifiestan que las negociaciones comerciales internacionales son necesarias, lo que hay que ver si otro tipo de negociación es posible.
 
Afirman también que  El secretismo induce a la sospecha y a una presunción de culpabilidad que puede dar al traste con proyectos por muy convenientes y bienintencionados que puedan ser. El error político de la Comisión Barroso al despreciar las demandas de claridad sobre las conversaciones se ha transformado en una pesada losa. De poco ha servido la acertada decisión adoptada hace año y medio por el actual Parlamento Europeo y la Comisión Juncker de hacer pública toda la información relativa a las posiciones europeas en las negociaciones.

 El tardío ejercicio de transparencia no ha calado en una parte de la opinión pública que sigue denunciando interesadamente un secretismo que desde hace tiempo ya no es cierto. A nuestro juicio, la ciudadanía europea tiene motivos para sentirse orgullosa del trabajo realizado hasta ahora por el equipo negociador europeo. En lo que se ha podido leer, la posición europea parece correcta tanto en las cuestiones formales como en lo relativo a las denominaciones de origen, cuestiones culturales o agricultura, y defienden claramente los intereses de la ciudadanía y de las empresas europeas.

 En definitiva, aun cuando no se puede aventurar cómo van a acabar unas conversaciones en las que las diferencias aún son importantes, consideramos que sería un grave error colectivo subirse al carro de la negación preventiva, el prejuicio o si prefieren la mitomanía de cualquier acuerdo con un socio tan relevante como Estados Unidos.

 El artículo es tramposo, tildar de mitómanos a los que se oponen al  TTIP  es descalificarlos, ya que según los autores poseen un trastorno psicológico, así que con trastornados no hay ni necesidad ni posibilidad de debate, credibilidad cero. 
Si bien admiten los autores que el secretismo induce a la sospecha y reconocen que todo comenzó con la filtración por parte de Greenpeace de los documentos   (por tanto ya se conocen algunos datos  para  poder afirmar que el tratado es perjudicial) llegan a decir que  el secretismo ya fue "subsanado". Esto es falso, el TTIP saltó a la prensa por filtraciones, así que a regañadientes cedieron hacer públicos ciertos aspectos y paralelamente bombardeando a la población con una descarada propaganganda a favor del tratado. 

Gracias a algunos europarlamentarios por supuesto que no son ni del PSOE ni del PP, hemos sabido que, hasta ellos tienen limitaciones para consultar los borradores del tratado e incluso  deben firmar un compromiso de confidencialidad.
Los autores no comentan ningún aspecto del tratado, no debieron encontrar nada que fuese defendible.


Al final del artículo consta:
Santiago Martínez e Iñaki Ortega son profesores de Economía de la Universidad de Oviedo y de la Universidad de Deusto, respectivamente.

¿Sólo son profesores? Veamos

Santiago Martínez

Santiago Ramón Martínez Argüelles es miembro del PSOE,
En 1985, nada más cumplir la mayoría de edad, se afilió a Juventudes Socialistas y al PSOE. Fue concejal y portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Gijón. Está casado con la responsable del Instituto Asturiano de la Mujer y secretaria de Igualdad de la Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE)  la exsenadora Carmen Sanjurjo, hermana del edil Pedro Sanjurjo y cuñada de la consejera de la Presidencia, María José Ramos.
En 1991 se incorporó al Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Gijón Fue Concejal de Coordinación Administrativa y Hacienda en 2007 y ostentó además la Presidencia de la Empresa Municipal de Transportes Urbanos de Gijón S.A. (Emtusa) y la Vicepresidencia del Consejo de Administración de la Cajastur. Fue designado candidato a la Alcaldía de Gijón para las elecciones de 2011. El PSOE logró ser la lista más votada, obteniendo 10 concejales. Sin embargo, el apoyo de los 5 concejales del PP a la candidata del partido de nueva creación Foro Asturias, relegaron a Santiago Martínez a la oposición, tras 32 años de alcaldes socialistas en la ciudad.
En septiembre de 2014 anunció que no volvería a concurrir a las elecciones municipales.

Iñaki Ortega 

Iñaki Ortega Cachón
En 1990 ingresa en Nuevas Generaciones y forma tándem político con Iñaki Oyarzábal. Tras liderar la organización juvenil en Álava, se convierte en 1997 en Presidente de Nuevas Generaciones del País Vasco. Elegido por primera vez como parlamentario en 1998, mantiene dicho cargo hasta 2005 (VI, VII y VIII legislaturas). En julio de 2005, tras ser elegido parlamentario por tercera vez, se traslada a Madrid para formar parte del equipo de Alberto Ruíz Gallardón. Bajo las órdenes de Miguel Ángel Villanueva, pone en marcha la Agencia de Desarrollo Económico Municipal Madrid Emprende.

Así se comprende mejor. Los defensores del tratado suelen repetir que es ecológico, que creará millones de empleos etc., topicazos. Ahora, diagnosticar como mitómanos a los detractores, es pasarse.

El artículo:
 http://economia.elpais.com/economia/2016/06/02/actualidad/1464866602_772158.html

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dijo,
"El secreto del TTIP proyecta una sombra sobre el futuro de la democracia europea. Bajo esta cobertura, los intereses especiales están ejecutando salvaje, tanto como lo vimos con el asedio financiera reciente contra el pueblo de Grecia. El TTIP afecta a la vida de todos los europeos y dibuja Europa en conflicto a largo plazo con Asia.
El TTIP  Tiene por objeto crear un nuevo régimen jurídico internacional que permitirá a las empresas transnacionales para eludir los tribunales nacionales, evadir las protecciones ambientales, la policía internet en nombre de la industria de contenidos, limitar la disponibilidad de medicamentos genéricos asequibles y reducir drásticamente la soberanía legislativa de cada país.

¿ Los considerarán los autores también  mitómanos?
 Jueces para la Democracia advierte de que el TTIP desprotege a los trabajadores

Enlaces relacionados 
http://www.angelesgarciaportela.com/2016/05/ttip-golpe-de-titulares.html  http://www.angelesgarciaportela.com/2016/06/la-ue-las-multinacionales-al-amparo-del.html http://www.angelesgarciaportela.com/2015/03/ttip-y-oscurantismo.html
http://www.angelesgarciaportela.com/2015/07/nuestros-representantes-quienes-votaron.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario