sábado, 15 de octubre de 2016

La formación policial, religiosa y privatizada.




Desde hace 28 años, de la formación de los inspectores de policía se encargaba la Universidad de Salamanca. Ahora, la agraciada con la concesión de la formación será la Universidad Católica de Ávila, una entidad privada y religiosa. La excusa para ello es que sale más barata.

El Ministerio del Interior  se desmarca del acuerdo y señala a la Dirección General de la Policía (DGP). Y esta se remite a la “resolución de una mesa de contratación” responsable de dirimir si las universidades que se presentan al concurso cumplen con los requisitos.  Pero la decisión de la mesa de contratación —formada por un miembro de la División de Formación de la Policía, otro de la Intervención Delegada de Hacienda y un abogado del Estado—, no entra a valorar el carácter laico de la educación en una universidad pública frente a una católica. Tampoco el hecho de que se privatice ese servicio. 
Con esta decisión se cuestiona  el modelo de formación policial español y, en consecuencia, los valores que defenderán en el desempeño de sus funciones los futuros agentes.

“Nunca serán lo mismo el aborto, la eutanasia o la llamada Ley mordaza explicados por un catedrático de una universidad pública que por uno de una católica y privada, en la que manda el obispo”, señala uno de los profesores de Derecho Penal de la USAL que hasta ahora daba clases en la academia de policías.

La Universidad de Salamanca recurrirá la adjudicación.

A pesar de que la Diócesis de Ávila es la principal responsable de La Universidad Católica «Santa Teresa de Jesús» de Ávila, es la fundación Tellamar la encargada de gestionarla.
Lidia Jiménez, cruzada de Santa María y consejera de la COPE, es la presidenta del Consejo Directivo de la Universidad  de Ávila.

En la página web de la Universidad aparece:
"...Forma parte de la vida universitaria la acción pastoral de la Iglesia y la expresión litúrgica de la vida cristiana de la comunidad universitaria. Su objetivo es dar consistencia a la fe de sus miembros y servir a su mejor desarrollo y vivencia, estimulando el testimonio público de Cristo que profesores y alumnos están llamados a dar."

Junto con la palabra de Dios, la Universidad de Ávila publicita la palabra del "Mercado". Además de la enseñanza reglada, organiza cursos en colaboración con el Instituto Juan de Mariana a los que acuden lo más granado del mundillo neoliberal.

La UCAV  también en colaboración con el Think tank neoliberal  Centro Diego de Covarrubias otorga un premio  a un ensayo sobre pensamiento económico de la Escuela Escolástica.

Como curiosidad Vicente Boceta,  presidente del Centro Diego de Covarrubias en una conferencia manifestó
"En el tema de la desigualdad, el problema no es la distribución de la riqueza pues ésta tiene sus bases bien definidas en la Biblia"

 Carta del decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca



FORMACIÓN POLICIAL Y ESTADO DE DERECHO


RICARDO RIVERO
¿Cuál es el perfil idóneo para formar a los policías en un Estado constitucional? Hasta ahora se consideraba que sus docentes debían ser expertos en temas de seguridad, identificados con los valores de los derechos humanos, conocedores de las líneas de investigación más avanzadas en cuestiones técnicas (informática, estadística). También psicólogos especializados en criminología, por supuesto, preparados para despejar prejuicios discriminatorios de todo tipo.
Muy difícil sería aceptar que profesores de centros privados o empresarios particulares se ocuparan de dar clase a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Menos aún, que alguien sin experiencia alguna asumiera la responsabilidad de transmitir convicciones sensibles en disciplinas tan relevantes como el Derecho Penal o el Procesal. ¿A quién se le ocurriría algo así? ¿Quién podría frivolizar con la preparación de quienes son garantes de las libertades?
El Ministerio del Interior ha adjudicado a una universidad privada de la Iglesia la formación de los futuros inspectores de policía. Casi tres décadas de trabajo conjunto de la Universidad de Salamanca con el Centro de Formación de la Policía Nacional se ponen en riesgo con esta decisión. Si hasta ahora sus profesoras y profesores eran funcionarios y contratados —doctores y doctoras—, este curso académico la dirección general ha decidido que sean los de una institución de base religiosa católica. A mi juicio, los principios del marco normativo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en España impiden la externalización y privatización de la enseñanza oficial de los funcionarios policiales. Por eso, seguramente, las condiciones técnicas de esta contratación excluyen a las universidades que no acrediten contar entre su plantilla a profesores de los cuerpos docentes regulados en la Ley Orgánica de Universidades. ¿Cómo puede cumplir este requisito una privada?
De no haber documentado su solvencia, debería haber sido excluida del proceso de selección. Si no aportara evidencias suficientes sobre la capacidad profesional acreditada de miembros de su plantilla, ni siquiera podría haber sido admitida su oferta. Es muy difícil de concebir un resultado positivo cuando no se dan los elementos imprescindibles de la suma. ¿Cómo aceptar la privatización de una actividad que requiere necesariamente funcionarios?
Más allá de la verosímil discusión sobre la ilegalidad de la adjudicación, el punto de fondo es trascendente: ¿Qué mensajes formativos queremos que reciban los policías de la escala ejecutiva, es decir, quienes van a llegar a ser al avanzar en su carrera nada menos que comisarios? Hasta ahora —Salmantica docet— se les insistía en la defensa de los derechos humanos y las libertades públicas, desde la más transparente de las neutralidades partidistas y el respeto al interés general.
¿Les importa a ustedes? A mí mucho y no solo como profesor con docencia allí desde el año 1993, como catedrático de Derecho Administrativo preocupado por la falta de cumplimiento de la legalidad, como decano de una facultad destacada en la investigación criminalística. Soy un ciudadano que quiere vivir en una democracia y un Estado de derecho de calidad, así que considero fundamental la formación de nuestra excelente policía.
Ricardo Rivero Ortega es decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca.
La creación de la Universidad Católica de Ávila  

https://laicismo.org/2016/la-universidad-sic-catolica-de-avila-los-chiringuitos-educativos-las-cruzadas-de-santa-maria-y-la-policia/153372 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada