lunes, 28 de noviembre de 2016

Sebastián Albella, más que puertas giratorias, carrusel.


Sebastián Albella ha sido nombrado presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en sustitución de Elvira Rodríguez. Abogado del Estado,  pidió la excedencia hace más de 20 años, ocupó cargos gubernamentales en época de Felipe González. (Ahora el PSOE votó en contra de su nombramiento ).

Fue jefe de la Asesoría Jurídica de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera y subdirector general de Política Financiera (1986-1988). Fue el primer secretario del consejo y responsable jurídico de la CNMV (1988-1991), formó parte del equipo que redactó la Ley del Mercado de Valores y ha participado en el comité consultivo del supervisor español de los mercados y en el comité de expertos en mercado de valores de la Comisión Europea (ESME). Fue asesor jurídico de la patronal de los bancos (AEB) durante doce años, perteneció al comité jurídico de la Federación Bancaria Europea. Posteriormente cofundó el despacho de abogado Ramón y Cajal, desde el que fichó por Linklaters en el 2005 como presidente en España y miembro del consejo global de la firma. Asimismo, es miembro de la Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) desde septiembre de 2012.

Ha trabajado para seis compañías del Ibex en los dos últimos años. Compareció en  la Comisión de Economía del Congreso, donde afirmó sentirse "totalmente independiente" para ejercer la función de presidente del supervisor "con total objetividad y al margen de los intereses y posibles presiones o injerencias de compañías o entidades financieras" con las que haya podido trabajar en el pasado. Conflicto de intereses «poco frecuentes» y auguró que los casos en los que tendrá que abstenerse de tomar decisiones como presidente de la CNMV debido a un posible conflicto de interés van a ser "poco frecuentes y puntuales".

Albella  ha recordado que las funciones del presidente de la CNMV dirige y coordina a los altos directivos de la institución, tiene un papel muy relevante en los foros internacionales, es el jefe de personal, participa en el diseño de la estrategia, por lo abstenerse  de tomar decisiones será algo puntual.
Pareciera que la función de "regular" del organismo regulador, tuviese menos importancia que la visibilidad en los foros internacionales.

 El ya presidente, afirmó que asume el cargo de presidente de la CNMV con “ilusión”, y se comprometió dejar de tener relaciones con los clientes del despacho de abogados Linklaters y a no volver a trabajar en él nunca más.

Además explicó que otro dato que da credibilidad a su compromiso es que si estuviera un solo mandato en la CNMV saldría con 62 años a los que habría que sumar otros dos de incompatibilidad absoluta, mientras que si estuviera dos mandatos sólo podría estar activo a partir de los 68 años.

Grandes argumentos para creer en su independencia, después de su trasiego de toda una vida de lo público a lo privado. Parece que si fuese joven su compromiso podría verse quebrado.


Continuísmo en los nombramientos. Atrás ni para coger impulso.

http://www.abc.es/economia/abci-consejo-ministros-nombra-sebastian-albella-presidente-cnmv-201611251635_noticia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada