domingo, 29 de enero de 2017

El "todo por la audiencia" llega a los "youtubers"


“Igual me he pasado con lo de la pasta de dientes, pero le ayudará porque quizás no se ha lavado los dientes desde que se volvió pobre”. Así justificó su acción el joven "youtuber" que mostraba en su canal el “reto” de dar de comer a un indigente unas galletas Oreo a las que había retirado la crema y sustituido por pasta de dientes.

Tras las críticas, "el youtuber" registró otro vídeo en el que volvía a aparecer con el indigente. Reset  (así se hace llamar) le entregaba otro billete y criticaba la escasez de limosnas que recibía.

El joven, ante el revuelo que se montó por su actuación, para justificar su acción publicó otro vídeo con el que supuestamente pide disculpas: “Solo pienso en jugar y hacer cosas divertidas, tengo 19 años y no soy muy maduro”. "No me va la política y esas cosas"."Podríamos decir que no soy tan maduro. Tengo 19 años y mi mente no es la de una [persona] de 30 o 40 años. Intento hacer "cosas nuevas" en YouTube,
. (...) "Supongo que no pienso en las consecuencias. En el futuro pensaré un poco más antes de hacer ciertas cosas o seguiré igual de tonto como ahora xd. En el colegio no sacaba buenas notas hasta repetí un año, por lo que no soy muy bueno pensando xd".

Como el joven habrá interiorizado que todo se compra con dinero le dio 300 euros al indigente para que se callase.

Sus justificaciones no tienen desperdicio:
-El joven  al final cree que incluso le ha hecho un favor a su víctima con la pasta de dientes ya que quizás no se los ha lavado desde que se "volvió pobre".
 Al indigente no lo expulsó el sistema, "se volvió pobre", fue él como quien contrae una enfermedad.

-"Solo piensa en hacer cosas divertidas".
 El  indigente manifestó que tras ingerir las galletas comenzó a sentirse mal.

-"Tengo 19 años e intento hacer "cosas nuevas".
 Su concepto de cosas nuevas es inquietante.

-"No soy muy bueno pensando".
No es muy bueno pensando y tiene un millón de seguidores, como para reflexionar.

-“Le di solo dos galletas con pasta dental, no sabía que iban a exagerar tanto”.
No se siente culpable por lo que hizo, son los demás los que han exagerado.
-
“Fue mi culpa, no quería darle los 20 euros a una persona normal. Se los di a un pobre y como prometí, también le di las Oreo”.
Un "pobre" no es una persona normal para él.

Reset se dedica también a realizar bromas pesadas a sus gatos. Con sus vídeos de humillaciones y vejaciones obtiene grandes beneficios, es un emprendedor, y cobra por la publicidad que aparece durante la emisión de sus vídeos. Con los vídeos gana unos 3000 euros al mes y con las imágenes en las que humillaba a este hombre, que pide caridad ante un supermercado, consiguió 8.500 euros.

Su actuación es lamentable pero lo es también la de su millón de seguidores y los 35.000 visitantes que le han dado al "me gusta".

La Guardia Urbana de Barcelona ha identificado al joven y le ha denunciado penalmente ante la Fiscalía por infringir un trato degradante, menospreciando la dignidad e integridad moral de una persona con riesgo de exclusión social

¿Qué monstruos estamos engendrando con la ideología imperante del darvinismo social?


http://www.lavanguardia.com/sucesos/20170126/413713523272/indigente-broma-reset-denuncia.html
http://cadenaser.com/emisora/2017/01/27/radio_barcelona/1485531308_789136.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada