jueves, 27 de septiembre de 2018

El bocadillo escolar, ese objeto de deseo de los oligopolios



La Voz de Galicia recogía así la noticia "Vuelta al instituto...sin bocadillo".

Como es la Xunta la responsable de que no estén abiertas las cafeterías de los institutos, la explicación que apunta el diario es la burocracia. Por supuesto que si el gobierno estuviese en manos del PSOE, Podemos o La Marea, habría un responsable más tangible y recordarían la falta de previsión, la bisoñez etc. Todas esas cosas que tienen que decir los periodistas contra todo lo que no sea PP o C´s.

El periódico  aclara "El cambio de normativa en la adjudicación del servicio y la tardanza con la que se inició el proceso, a finales de julio, ha supuesto que este año el bocadillo de tortilla recién hecha se atrase hasta octubre.
Hasta ahora, era cada centro el que decidía las bases del concurso para llevar el bar del instituto y convocaba a tres aspirantes para otorgar el negocio a la mejor opción. Habitualmente, el adjudicatario se mantenía en el puesto sin más contratiempos y hay muchos institutos cuya cafetería está servida por la misma familia desde hace veinte o treinta años.
Pero la nueva legislación sobre contratos ha exigido la centralización del proceso. Este comenzó en julio y con bastantes quejas de los empresarios, que en su práctica totalidad son autónomos".

El Faro de Vigo incluso recoge asépticamente las disculpas de Feijoo
"Nos percatamos de que había que licitarlo. Y son 255 expedientes, 255 convocatorias a las que concurren varias solicitudes", explicó Feijóo. "Se produjeron algunas dificultades", reconoció. "Lamento que no llegaramos a tiempo", señaló ayer tras el Consello de la Xunta.

Hasta ahora, siendo cada instituto el que decidía la concesión de la cafetería, solía adjudicarla a alguien de la zona. En la cafetería, a veces trabajaban varios miembros de una  familia y aunque al cerrar en vacaciones, no siempre el beneficiario podía vivir solamente de la concesión, sí era una gran ayuda a la economía familiar. Los productos que se despachaban eran comprados en los mercados locales, para beneficio de la comarca y algunos alumnos que vivían lejos de los centros podían comer en la cafetería, la misma comida que preparaban los que la regentaban para ellos mismos.
Los precios que se establecían tenían que contar con la aprobación del Consejo Escolar.


En  el 2011 La Xunta realizado un intento de centralizar  las concesiones de las cafeterías escolares,
con la consiguiente contestación por parte de los concesionarios. En un comunicado enviado a directores de institutos,  la Secretaría Xeral Técnica de la Xunta avisaba que el curso siguiente se implantaría  una «política única de xestión das cafeterías escolares dos centros públicos de ensino», y que las adjudicaciones que están en vigor no podrán extenderse más allá del curso.

Los directores manifestaron su desacuerdo alegando "que si la Xunta se encargase de aprobar este tipo de concesiones, los pequeños empresarios locales poco tendrían que hacer, ya que saldrían beneficiadas empresas grandes que no tendrían interés en asumir un servicio que cada vez es menos rentable debido al descenso de alumnos."

Entonces, la Xunta, reculó y aclaraba que "los  centros de enseñanza seguirán encargándose de las concesiones de las cafeterías escolares. Si bien, explicó que a partir del próximo curso, 2012-2013, las adjudicaciones deberán atenerse a unos criterios jurídicos, económicos y de duración de contrato, entre otros, que fijará la consellería."

Aparcó la contratación de las cafeterías escolares hasta mejor ocasión.


Mientras tanto, la política económica de la UE, encaminada a lo que Harvey denomina  "acumulación por desposesión", va legislando favoreciendo los intereses del capital financiero. Así que las  Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014, "de rebote" hacen que se "tenga que cambiar "el modo de contratación de las cafeterías escolares.

La Xunta de Galicia ahora ya tiene la cobertura legal para iniciar un proceso que se saldará en unos pocos años, si los votos no lo impiden, con la gestión única de todas las cafeterías escolares en manos de un fondo buitre tras algunos movimientos. El pasado 18 de julio la Xunta, casualmente en vacaciones,  sacó a concurso la licitación de las 255 cafeterías de los colegios de Galicia.

A las grandes corporaciones, les sirve todo para sacar beneficios, los abuelos, las autopistas, incluso el bocadillo del escolar de la ESO.
Cuando el oligopolio se consolide, los concesionarios pagarán unos salarios exiguos, los precios los fijarán ellos, porque los políticos tienen poca capacidad de maniobra para poder fijar las tarifas a un fondo buitre, ya vemos lo que ocurre con la AP 9, los productos no se comprarán en el comercio de proximidad y aquellas cafeterías que no sean rentables las cerrarán y colocarán unas máquinas expendedoras, a donde el personal acudirá a recoger el dinero y reponer los artículos.

A todo esto no llegaremos de golpe, será lento y silente, pero el camino ya está desbrozado. Las bases tienen unas condiciones al menos sospechosas.
De momento los adjudicatarios actuales están  asustados, según las bases se  permite presentar propuestas a diez cafeterías, lo que supone ajustar mejor los precios para las grandes empresas. Luego comenzarán las fusiones como en las Cajas.

Parece que para no armar jaleo, de momento se adjudican las cafeterías a los que las están regentado, pero sólo por este curso escolar porrogable por otro más.

Otra condición sospechosa es que se prima la experiencia de trabajo en una cafetería pero no se tiene en cuenta la experiencia en cafeterías de institutos y es el interesado el que presenta el escrito con su experiencia, sin ningún tipo de certificación contrastada. Y junto con la experiencia lo que más se valora es ¡el canon de explotación que pagará el adjudicatario¡.

Cuando se consolide el oligopolio la administración acabará siendo rehén de los concesionarios, que fijarán los precios, exigirán lucro cesante y tendrán demasiado poder para ser susceptibles de anular la concesión. Vamos, que será un "dejá vu".




http://www.diariodelemos.es/a-licitacion-las-cafeterias-del-los-ies-davina-rey-a-pinguela-y-rio-cabe-de-monforte
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2018/07/30/bocatas-euro-recreo/0003_201807G30P6991.htm
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2018/07/30/bocatas-euro-recreo/0003_201807G30P6991.htm
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/lugo/2011/09/23/institutos-lugo-temen-xunta-quite-cafeterias-escolares/0003_201109L23C3991.htm

Enlace relacionado
http://www.angelesgarciaportela.com/2011/07/nuevo-monopolio-la-vista.html

7 comentarios:

  1. Parecee que el principio de "si funciona no lo toques" no lo sigue la Xunta, hay que tocarlo.
    Algo había oido pero no acababa de entender ¿Se metia la Autonomía en las competencias del Consejo Escolar?
    Si los usuarios: alumnos, padres, profesores y PAS, son los que saben como va el servicio de Cantina ¿En que pretende saber más la Autonomía?.
    Y por otro lado entiendo que un servicio no acaba mientras no epieza otro... Mientras no hay empresa nueva estaria la anterior.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Cada centro contrataba al concesionario, ahora se centraliza el concurso, se dividen en lotes y un aspirante puede optar a 10 cafeterías. Solo empresas grandes pueden competir en llevar más de una cafetería, hasta entonces era un negocio familiar que se llevaba directamente. Como es muy fuerte, adjudicar todas las cafeterías a 4 empresas, se hará paulatinamente, pero se hará sin prisa pero sin pausa y si no al tiempo.
    Un saludo y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no le encuentro otra explicación.
      En lo que yo conozco el Consejo Escolar, previo concurso, seleccionaba la empresa; todos los participantees en la selección conocian el funcionamiento de la Cantina y sabian si preferían lo conocido o lo por conocer.
      La consecuencia, además de las económicas, será el pasar de los productos recien hechos a productos prefabricados.
      Se escribe para que se leea... pero si leemos es por nuestro interés, gracias.

      Eliminar
    2. Gracias a tí por la visita. Centralizar la concesión es para acabar todas las cafeterías en manos de 3, siempre los mismos y si cuando contrataba el centro, no podían subir las tarifas sin permiso del consejo escolar, cuando sean las empresas de los Florentinos de turno serán tan poderosas que los precios los marcarán ellos y si no les es rentable, pedirán una subvención bajo amenaza de cerrar el chiringuito. si no al tiempo. Algunos lo vemos venir.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Si no hay bocata no vuelvo al insti...!!! Y conste que me llevo el bocata, pero me lo como en la cafetería o no voy!!!

    ResponderEliminar
  4. Cierto Juande, cuando acabe en manos de los grandes, se debería ir con el "Tupper".
    Saludos.

    ResponderEliminar