sábado, 8 de mayo de 2010

Precisión de lenguaje

Recientemente, escuché en la radio a un aficionado del Sevilla que iba a Alemania a presenciar la final de la UEFA desde Guatemala, en donde estaba con un programa de voluntariado de la FAO, según el mismo manifestó. Cuando la locutora le preguntó con qué dinero se pagaría el billete, el respondió que con su salario.
Unos días más tarde, leo en EL PAIS que la fundación sin ánimo de lucro de un empresario contrata a su propia empresa, ésta sí supongo que con ánimo de lucro. Por si cabía alguna duda, se justifica manifestando que sería absurdo que no se contratase a sí mismo, es decir, la parte de su persona sin ánimo de lucro cantrata a su álter ego con ánimo de lucro.
El lenguaje ya no sirve para describir la realidad que se oculta y enmascara detrás de las palabras.
Leo, en cambio, en un periódico de mi comunidad, en la sección Hemeroteca de hace 100 años: "Varias personas adineradas de Ferrol saldrán en breve para Madrid, donde asistirán a las fiestas que han de celebrarse con motivo del enlace del rey Alfonso XIII con doña Victoria Eugenia". Aquello sí que era precisión del lenguaje y descripción exacta de la realidad.

Publicado en El Pais, sábado 27 de mayo de 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada