martes, 20 de enero de 2015

Puerta de Hierro. Club privado, terrenos públicos, socios imputados



El selecto club que nos gobierna que cambia leyes y jueces a su antojo, no iba a dejar pasar la oportunidad de cambiar los estatutos de uno de sus exclusivos  clubs.

El club madrileño Puerta de Hierro ha modificado sus estatutos para evitar la expulsión de algunos de sus socios más conocidos, gran parte de los cuáles se han visto envueltos en el escándalo por el uso de las tarjetas opacas en Caja Madrid y Bankia, como Rodrigo Rato, Rafael Spottorno o Luis Gabarda. El anterior régimen disciplinario, vigente desde 1989, establecía hasta ahora en su artículo 28 como motivo de expulsión de los socios "haber cometido cualquier acto que lastime su reputación y honor".

Como ahora "lo moderno" es estar imputado, según explica el club, la antigua normativa se ha cambiado en sus nuevos estatutos, por otra "más moderna y completa", que ha derogado dicho artículo. Desde este momento, el nuevo artículo 31 establece como infracción muy grave, motivo para echar a alguno de sus socios, "resultar condenado por sentencia firme por la comisión de cualquier delito tipificado en la legislación penal y cometido ¡dentro de los terrenos o instalaciones del club" 

Los nuevos estatutos abren la puerta a la readmisión de los socios que hayan cometido infracciones muy graves, ya que "prescriben a los dos años desde su comisión". El cambio se aprobó  en la Asamblea General Extraordinaria de noviembre. 

Rato, Estanislao Rodríguez Ponga, Villar Mir, Jaime Botín, Luis Gabarda y Javier López- Madrid están entre los beneficiados. 

Es un club privado y pueden alegar que cambian los estatutos libremente, el problema es que como todo lo que suelen disfrutar los grandes neoliberales, está asentado en terrenos públicos, es decir, de todos. 

El club, de inspiración británica, fue creado hace más de un siglo por el Rey Alfonso XIII,  a semejanza de los county clubs ingleses para que los vips españoles pudieran jugar al polo.
Una regalía del siglo XXI, ubicado sobre 234,5 hectáreas de suelo público, es un oasis anacrónico en pleno Madrid. La asociación que tiene 15.649 miembros, entre los que se encuentra  la familia real, los miembros del Gobierno, embajadores y algunos altos cargos de Patrimonio, no permite la entrada de nuevos socios desde 1987, año en el que entró Pedro Morenés, actual ministro de Defensa, y disfruta de unas lujosas instalaciones en un terreno propiedad de Patrimonio Nacional del Estado, que explota sin tener que acudir a ningún tipo de concurso público desde hace un siglo.

En el momento en que se firmó el primer contrato de arrendamiento (fue con la sociedad Madrid Polo Club por 74 años), los terrenos eran propiedad privada de Alfonso XIII, por lo que podía disponer de ellos como quería. Ahora, los terrenos forman parte de Patrimonio Nacional, un organismo que depende de Presidencia del Gobierno y se encarga de gestionar los activos públicos, que son de todos los españoles. Así, desde 1912 se han ido sucediendo contratos de alquiler entre el Real Club de la Puerta de Hierro y Patrimonio Nacional (antes Real Patrimonio de la Corona). La renovación del contrato se realiza sin convocar ningún tipo de concurso público, por lo que ninguna empresa o asociación tiene la posibilidad de gestionar estos activos públicos. El ultimo acuerdo, tras su correspondiente "negociación", se firmó el pasado 25 de mayo de 2011 y su vencimiento está previsto para el 31 de diciembre de 2040.

La renta anual no incluye ni el IVA ni el IBI y, además del alquiler, la asociación se compromete, por contrato, a llevar a cabo todas las obras de mantenimiento necesarias y de nueva planta para el correcto funcionamientos de la sociedad, que se pondrán a nombre de Patrimonio. La lista de selectos socios del Real Club de la Puerta de Hierro es inescrutable. Oficialmente, apenas si se sabe que forman parte de ella el ministro de Defensa, Pedro Morenés, que además fue presidente de la institución entre 2006 y 2011, y Fernández Ramírez de Haro, marido de Esperanza Aguirre, también directivo de la misma. El actual presidente es Luis Álvarez de las Asturias Bohórquez. Extraoficialmente, en ella están incluidos muchos nombres de la cúpula del Partido Popular, como el del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que era alcalde de Madrid cuando se firmó el primer convenio entre la institución deportiva, el Ayuntamiento de la capital y Patrimonio Nacional.

 La exclusividad del club llega hasta tal punto que lleva sin admitir nuevos socios 26 años y la entrada de nuevos socios está en "suspenso". El primer filtro es económico: la cuota de entrada son 300.000 euros por socio; el segundo, y más difícil, la bola negra. Este es el filtro más temido por todo aquel que haya echado su solicitud, ya que si algún miembro de la junta del club saca la bola negra, es decir, rechaza una solicitud, el futuro socio se queda fuera.

La presidencia de Morenés  no estuvo exenta de polémica por las normas de etiqueta y conducta que trató de imponer y la subida de precios. Y es que, según el listado de tarifas, jugar al golf o montar a caballo no está al alcance de cualquier persona, y mucho menos desde la presidencia de Morenés. Además de la tarifa de ingreso (los consortes pagan 58.913 euros para formar parte del coto), ahora cada miembro debe pagar una cuota de 284,4 euros al trimestre (1.137 euros al año) frente a los 197 euros que se pagaban en 2006 cada tres meses. Esta tarifa sólo da acceso a las instalaciones, por lo que si se quiere disfrutar de alguno de los dos campos de golf de 6.375 metros y 6.504 metros, respectivamente, tiene que pagar una cuota anual de 672,5 euros, que en 2006 apenas alcanzaba los 345 euros.

Un "ilustre" asiduo del club hasta el mes de octubre fue el "pequeño Nicolás" a veces en compañía de un hijo de José María Aznar, dado que el club está considerado  como un feudo del PP,  no es de extrañar que al niño le gustara tanto acudir y hacerlo con alguno de sus coches alquilados para impresionar a sus invitados.

A esta entidad privada asentada sobre terreno público el Ayuntamiento de Madrid le entregó 1.395.321,99 euros. Lo hace como «contraprestación» por la instalación, en el perímetro de la finca de 213 hectáreas, de un «túnel de 1.800 metros de longitud» y dos «pozos de registro». Una infraestructura incluida en el proyecto del estanque de tormentas de Arroyofresno y calificada en su día de «interés público» en el Palacio de Cibeles.  ¿Por qué el dinero público en cuestión se ha abonado al Real Club de la Puerta de Hierro y no a Patrimonio Nacional, que es el propietario del suelo en el que se asientan las instalaciones deportivas y donde se realizaron las citadas obras? ¿Cómo se ha calculado una indemnización tan precisa, con decimales incluidos? ¿No hubiera sido menos gravosa para las arcas municipales una expropiación del terreno?

Este culebrón administrativo comienza en 2008, cuando se firma un convenio a tres bandas entre el entonces presidente del Club de la Puerta de Hierro y hoy ministro de Defensa, Pedro Morenés, un representante de Patrimonio Nacional y Ana Botella en su calidad de delegada del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid. En él se describen con sumo detalle las características del túnel y de los pozos que se iban a construir y la contrapartida que debía asumir el Gobierno local por obtener la autorización para poder hacerlo. Posteriormente se  decide entonces es que es más conveniente que sea el club el que asuma el coste de construcción del depósito y que, a cambio, el Ayuntamiento de Madrid le pague 'en especie' con «agua regenerada» por valor (ahora ya sí se menciona la cifra) de 1.395.321,99 euros. Finalmente, en diciembre de 2012, se aprueba una segunda «adenda» al contrato, que incluye un nuevo trueque. Tres documentos oficiales después, la conclusión es que la «contraprestación» a favor del gestor de la entidad deportiva de alto 'standing' será «pecuniaria» y no en forma de balsa ni de metros cúbicos de agua regenerada. Así, se establece que el pago de los 1.395.321,99 euros se realizará en dos anualidades: una de 465.107,33 euros, que ya fue abonada en 2012, y otra de 930.214,66, que se entregaría en el 2014. Debido a este ingreso extra o no, lo cierto es que los socios del club pagan desde el 1 de enero un 4% menos. En una carta que lleva la firma de Luis Álvarez de las Asturias, sucesor de Pedro Morenés al frente de este organismo, se les informaba de que «la Junta Directiva ha identificado suficientes ahorros como para proponer una rebaja de cuotas y servicios».

En época de recortes sociales, sí solo sociales, un exclusivo club instalado en terrenos públicos recibe 1.395. 321,99 euros de todos los contribuyentes. ¡Así son los neoliberales¡


Enlaces recomendados:
https://www.diagonalperiodico.net/global/campo-golf-puerta-hierro-terrenos-publicos-uso-privado.html
http://www.eleconomista.mobi/empresas-finanzas/noticias/4793431/05/13/--Patrimonio-dio-a-dedo-55-hectareas-a-Morenes-para-el-Puerta-de-Hierro.html
http://elpais.com/diario/1982/07/17/sociedad/395704804_850215.html  artículo de  MANUEL VICENT
Enlaces relacionados:
http://www.angelesgarciaportela.com/2012/06/morenes-comercial-de-la-industria.html
http://www.angelesgarciaportela.com/2011/12/morenes-ayer-jefe-de-los-vilgilantes-de.html

2 comentarios:

  1. Son los ciudadanos los que le permiten hacer todo lo que hacen; son los votantes los que los instalan en el poder perpetuo

    ResponderEliminar
  2. Controlan todos los resortes de poder. Al menos hasta ahora

    ResponderEliminar