domingo, 11 de octubre de 2015

Angrois, la curva mortal y la justicia sinuosa

A las pocas horas de suceder la terrible catástrofe del Alvia en Angrois, quedó claro que el maquinista iba a ser el único que pagaría por el siniestro.
Los medios al servicio del poder lo señalaron, se hicieron públicos sus comentarios en Facebook, fotos de su casa, su salario etc. A nadie se le ocurrió sacar en prensa la vivienda del responsable de seguridad de Adif, ni de nadie de Renfe o de Fomento y mucho menos sus sustanciosas nóminas. Estaba sentenciado.

Los que ojean los titulares de las portadas de los periódicos que están sobre la barra del bar, cuando pagan el café, ya se habían hecho la composición de lugar: culpable el maquinista. Los demás sabíamos que se iba "a comer el marrón".

La primera parte de la misión estaba cumplida, ganarse a la opinión pública con la opinión publicada.

El primer juez instructor del caso, Luis Aláez, que asumió la causa desde el mismo día del siniestro hasta junio del año 2014, llegó a imputar hasta en dos ocasiones a cargos y responsables del Adif por su presunta responsabilidad en el accidente, pero la Audiencia Provincial de A Coruña levantó las imputaciones en ambas ocasiones, de modo que desde octubre de 2014 el maquinista es el único imputado en la causa.

El juez instructor, Andrés Lago Louro, ha emitido este miércoles un auto por el que se pone fin a las diligencias previas y  se da por finalizada la instrucción. El maquinista está considerado el único responsable del siniestro está imputado por 80 delitos de homicidio por imprudencia grave profesional y 144 delitos de lesiones. Los responsables de RENFE y ADIF no han declarado ni siquiera como testigos.

En el sumario se incluyeron las capturas del perfil de Facebook del maquinista, sus compañeros ya habían visto en la publicación de estos comentarios un salto hacia adelante en la «estrategia para criminalizarlo». Pero nadie pensaba que finalmente estas entradas en su perfil de Facebook, colgadas en marzo del 2012, cuando se estaba probando el nuevo material ferroviario, tuvieran mayor relevancia que la mera anécdota.

Por el contrario el presidente de Adif en 2011, Antonio González Marín, y Andrés Cortabitarte, responsable de la seguridad en la circulación, y los nueve vocales del consejo de administración de Adif que formaban parte de la cúpula ese año cuando estaban imputados, se negaron a declarar. Los argumentos esgrimidos por todos ellos para no declarar fueron  que todavía permanecían  sin resolver por la Audiencia Provincial los recursos presentados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado contra sus imputaciones, y que sus letrados no han contado con el tiempo necesario para leer el sumario.

Adif y Renfe, en su día han tenido que ser apercibidos por no entregar la documentación solicitada. lo que demuestra su falta de colaboración.

En el auto del juez Alaez constaba  que "había  existido una omisión de cautelas elementales por quienes tienen la misión de garantizar la seguridad de la circulación ferroviaria, constitutiva de una imprudencia punible. Es decir, ante la existencia de un importante riesgo para la circulación, no se dota al sistema de seguridad de ningún recurso que lo resuelva automáticamente; ni, tampoco, se destaca al maquinista ese concreto riesgo más que de modo indirecto con la importante reducción de velocidad indicada en el cuadro de velocidades y aquella referida señal de cambio de velocidad máxima a 80 km/h. que tampoco es un procedimiento adecuado para dar una respuesta positiva de resolución en una circunstancia de predecible despiste del maquinista”.

El informe del propio perito de Renfe cuestiona decisiones de seguridad de Adif en la línea del accidente del Alvia El ingeniero critica la modificación del proyecto de la línea Ourense-Santiago Sostiene que con el proyecto inicial "el accidente nunca habría tenido lugar" La decisión supuso "una importante reducción del nivel de seguridad esperable"

Feijóo, se mostró inmediatamente convencido de que la decisión judicial no solo busca "acertar y hacer Justicia" sino de que "coincide con el sentir mayoritario de la sociedad" ¿qué informes y conocimiento de los hechos y datos técnicos tiene la sociedad para poder culpabilizar o absolver?

Para rematarla el asiduo colaborador  de La Voz de Galicia ultramegasuperprosistema  Barreiro Rivas dice del juez Luis Aláez  que representa a una cultura judicial populista y mediática porque que había imputado a la cúpula de Adif, lo acusa de instruir  al gusto de «la gente» para "adquirir fama a toda velocidad"  y la segunda de las culturas es la que representa el juez Andrés Lago, que, aun a riesgo de ser acusado de otorgarle impunidad a las decenas de imputados de Aláez, resuelve el problema en sus justos términos, con rigor jurídico impecable.

El auto judicial  ha despertado la "indignación" de las víctimas del siniestro, que declaran sentirse "impotentes" y llaman la atención sobre la circunstancia de que el fin de la instrucción se haya anunciado este miércoles, cuando la atención mediática está centrada en el juicio de Asunta y justo cuando está a punto de estrenarse el documental independiente sobre el siniestro Frankenstein-04155, seleccionado para la 60 Semana Internacional de Cine de Valladolid-Seminci.  En la película se revela que el Alvia pesaba 32 toneladas más que lo permitido por Renfe.

Mientras la ministra Pastor pide que se respeten las "decisiones judiciales", las víctimas recurrirán el auto y denunciarán al Estado por publicidad engañosa , cuando se inauguró la línea Ourense-Santiago El ADIF vendió que la línea era de alta velocidad y que contaba con los últimos sistemas de seguridad y conducción automática. Y no era así. La publicidad engañosa está tipificada en el Código Penal y creen que este es un caso flagrante.

En la curva de Angrois, tras el accidente se instalaron balizas y señales que habrían evitado el descarrilamiento.

Rafael Catalá que cuando se produjo el siniestro era el número dos de Fomento, fue nombrado ministro de Justicia. 

La tragedia de Angrois guarda similitudes con la de Valencia. En aquel momento, Cortabitarte, que actuó como perito en el accidente del Metro de Valencia  achacó el siniestro en su informe a la velocidad del convoy. Las culpas recayeron sobre el conductor fallecido, aunque más tarde un diario reveló que con una baliza de freno -que se instalaron después- se "podría haber evitado el accidente". La audiencia ordenó reabrir el caso. 
Además, Cortabitarte fue autor del informe sobre el siniestro de Chinchilla, una colisión entre dos trenes en Castilla-La Mancha en 2003 donde murieron 19 personas. La investigación halló culpable al jefe de circulación, que cometió un "error o negligencia".

El que entonces era director de Seguridad en la Circulación de Adif y subdirector de señalización desde el pasado mes de junio, Andrés María Cortabitarte López, firmó y transmitió la orden que dejó fuera de servicio el sistema de frenado automático ETCS
         
Andrés Cortabitarte López en cambio se sentará en el banquillo acusado por homicidio imprudente, junto a otros seis cargos locales de seguridad del ADIF y otros cuatro de las empresas que estaban realizando las pruebas de un cambio informático en el enclavamiento de la estación el día del siniestro, el 26 de marzo del 2010.

En un auto con el que da por finalizada la instrucción, la jueza Teresa Pérez considera que el accidente se debió a un fallo en las instalaciones de seguridad y a que no se siguieron las recomendaciones para prevenir riesgos por la sustitución de sistemas. Estos protocolos aconsejaban, entre otras medidas, interrumpir la circulación durante las pruebas.

 Todo esto propició un fallo en la señalización, de tal forma que la señal avanzada estaba en vía libre (verde), a pesar de que la siguiente se encontraba en parada. El maquinista asumió, por tanto, que en la vía no había otro tren, y no pudo evitar chocar contra un mercancías que estaba parado. Este caso se archivó en su momento y fue reabierto por la Fiscalía.

Entrevista con el abogado defensor del maquinista de Angrois
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2015/10/09/manuel-prieto-intereses-politicos-jugaron-principio-contra-maquinista/0003_201510G9P9991.htm
Contestación de Teresa Gómez Limón a Barreiro Rivas
http://teresagomezlimon.net/2015/10/10/contestacion-a-jose-luis-barreiro-rivas-a-su-articulo-el-caso-alvia-y-las-dos-formas-de-instruir-la-voz-de-galicia-8-de-octubre-de-2015
Enlaces relacionados
http://elpais.com/diario/1990/09/22/espana/653954423_850215.html
http://www.angelesgarciaportela.com/2014/05/cetren-confusion-publico-privada-sin.html
http://www.angelesgarciaportela.com/2014/09/rafael-catala-polo-el-ministro-de.html
http://www.angelesgarciaportela.com/2013/08/teresa-gomez-limon-ahora-si-indignada.html
http://www.eldiario.es/galicia/ministro-Justicia-presiono-UVI-Renfe_0_306570247.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada