lunes, 20 de enero de 2014

Antonio Gomez Ortega protomártir de las preferentes


El nombre de  Antonio Gómez Ortega figura en 2 de los casi 9 000 correos de Blesa que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid considero íntimos e irrelevantes para la causa.

Antonio Gómez  en  el 2006  era director de Caja Madrid de Linares. Info Libre se puso en contacto con él y rememoró su historia.
El  director de zona, Rafael Prieto, reunía a todos los directores de las sucursales de Córdoba y Jaén para explicarles la comercializacion y carcterístcas de las preferentes, como hacía cuando se comercializaba un nuevo producto. Les comunicó que las preferentes tenían un 100% de liquidez para el cliente y que la rentabilidad era muy alta. La oficina de Antonio fue una de las que mas vendió, llegando a los 2.2 millones de euros.

Pasado un año el mercado financiero fue bajando y entonces ya había más oferta que demanda.
"El mayor incidente lo tuve con un cliente que había adquirido 300.000 euros en preferentes. Y mi familia y yo estuvimos amenazados. Llamé a mi director de zona, y éste me repetía que el producto era 100% disponible para el cliente. Me decían una y otra vez: no te preocupes que lo solucionamos. Pero no pasaba nada y la amenaza era frecuente", recuerda Antonio Gómez Ortega, con la voz quebrada: "Solo recordar esos días me pongo nervioso", confiesa a infoLibre durante la entrevista telefónica.

Como su director regional Antonio Soto Ramis no le solucionaba el problema,  se decidió a llamar por teléfono a Miguel Blesa ya que era de Linares y a partir de entonces el problema se fue arreglando.
Un Correo electrónico del 1 de septiembre de 2006 de Ramón Ferraz, que era director general de Caja Madrid  informa a Blesa del caso de Gómez Ortega, manifiesta que  había sido uno de los más activos en la colocación de las preferentes y que había enviado órdenes de venta de sus clientes al departamento de Distribución Minorista por un importe superior a los 300.000 euros, "que no se han podido casar hasta el momento",  sostiene Ferraz, que continúa: "También es cierto que uno de los clientes, titular de participaciones por 25.000 euros, ha debido de llegar a amenazarle. Se procurarán casar todas las operaciones al 97%", indica el correo electrónico.
(Casar significa en términos de Ferraz transferirle la estafa a otro).

Antonio Gómez reconoce que aunque "el problema" se arregló, su opinión sobre las preferentes cambió. "Decidí no ser tan lanzado en la comercialización de las preferentes pues había vivido una experiencia delicada".. "A partir de ese caso yo aconsejaba a todos los clientes que se salieran. Yo las hubiese enviado al fondo del mar. Yo corté el mercado secundario en Linares, y no se aconsejaban a ningún cliente. Había un programa informático para la comercialización de las preferentes y en Linares no salía ningún comprador, pese al importante volumen de negocio que teníamos", relata este exempleado de Caja Madrid.

A poco tiempo  la oficina de Linares fue objeto de una auditoría. "Coincidió con el entierro de mi madre, al que acudieron algunas de las personas culpables de mi despido. Me dieron la mano de Judas. Y yo creo que lo hicieron porque en cascada les habían tirado de la oreja por el problema que tuvo que resolver el presidente".

Al terminar el año la directora de Relaciones Laborales lo llama para que se presente en Madrid.
El sindicado Asociación de Cuadros de Caja Madrid (ACCAM), al que estaba afiliado, le prestó asesoramiento, le  dijeron que no firmara nada. "Pasé una noche fatal y recuerdo que durante el viaje había mucha niebla. Cundo llegué a  Torre Madrid me tuvieron solo en una sala durante una hora. Al final aparecieron la directora de Relaciones Laborales, la persona que había auditado las cuentas de mi oficina y otro señor de Recursos Humanos. Nada más sentarme me dijeron que me iban a rescindir el contrato. Me acusaban de dos casos falsos e inciertos que se habían incluido en una auditoría que yo ni había firmado.  Al más puro estilo Mafia. Yo se lo discutí. Y no firmé nada, como me habían aconsejado en el sindicato. Entonces me dijeron que me lo pensara y que volviera pasadas unas horas"

La sede de su sindicato estaba a  unos 100 metros de la torre de Caja Madrid,  "Se ve que llamaron al sindicato y que les dijeron algo, pues su versión cambió de forma radical. No hay otra posibilidad, tómala, es lo mejor, me dijeron. Entonces volví a la torre llorando. Fue una situación terrible, no te lo puedes ni imaginar. Ahí me dieron la posibilidad de que me volviera a mi casa y me lo pensara. Me dijeron: te vuelves y el lunes nos dices algo. Viene de arriba y no tiene marcha atrás: o lo tomas o lo vas a tomar". Ante el ultimátum  decidió volver a llamar a Blesa Pero su secretaria le dijo que le enviara un correo electrónico. (¡Vaya error¡  la llamada no hubiera dejado rastro) Intentaba salvar el puesto de trabajo "Señor presidente, decía, con la mano en el corazón, tengo una edad difícil para el tema laboral, me quedo desamparado y principalmente mis dos hijos, perdone, no es mi intención dramatizar pero es lo que siento. Le pido una oportunidad con el correctivo correspondiente, no lo hice bien". De esta forma suplica el 15 de enero de 2007 Antonio a Blesa. El presidente nunca respondió al correo.

Por eso aceptó 40 días de indemnización "yo ya me buscaría la vida. Que le den por saco a Caja Madrid. Cuando me despidieron, el 17 de enero de 2007, la directora de Recursos Humanos me dijo que me podía ir tranquilo y con la cabeza muy alta porque no había hecho nada malo. Me aseguró que tampoco iba a tener ningún problema en encontrar trabajo. Y yo le dije: pues si eso es así déjame aquí. Pero me despidieron".

Hoy, siete años y tres días después del despido de Antonio, la sucursal que regentó este funcionario está cerrada. Bankia no tiene ninguna oficina en esa localidad jienense de 61.000 habitantes.
 la Audiencia Nacional ha iniciado una investigación contra Blesa y su equipo por la presunta estafa de las preferentes en Caja Madrid.
"Con el paso de los años me he dado cuenta de que yo soy la primera víctima de las preferentes", declara ahora el exdirector de Linares

"Hoy mis compañeros me dicen que tuve suerte, que ni me puedo imaginar lo que han pasado", añade Antonio, a quien siete años después todavía se le quiebra la voz al recordar su despido de Caja Madrid.


Cometario de un lector de Info libre:
Belley 20/01/14 14:38
Esta historia me ha recordado la película “Uno de los nuestros”, de Martin Scorsese, sólo que con protagonistas españoles y en tiempo real. Blesa hace de Robert de Niro y el exdirector de la sucursal de Linares, de Ray Liotta.

 la noticia completa:
http://www.infolibre.es/noticias/politica/2014/01/20/un_director_sucursal_blesa_quot_pido_una_oportunidad_con_correctivo_correspondiente_hice_bien_quot_pero_blesa_dijo_no_12378_1012.html


http://economia.elpais.com/economia/2013/05/20/actualidad/1369075944_582045.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada