lunes, 24 de octubre de 2016

El linaje es el destino*

No solo se hereda el linaje

Una de las grandes promesas del capitalismo, que cualquiera puede hacerse rico sin importar su apellido, se ha cumplido solo en parte


Les cuento esto para explicarles que mi vida es como la de la mayoría de los plutócratas. Tengo una amplia perspectiva del capitalismo y los negocios, y se me ha recompensado escandalosamente por ello... Pero seamos sinceros: no soy la persona más inteligente que hayan conocido jamás. Desde luego, no soy la más trabajadora. Fui un estudiante mediocre, no soy nada técnico, no sé escribir ni una palabra de código de programación. La verdad es que mi éxito es consecuencia de una suerte espectacular, de la familia donde nací, de las circunstancias y de la oportunidad”.
Estas palabras las pronunciaba un emprendedor estadounidense y multimillonario, Nick Hanauer, durante una charla TED de hace unos dos años. Lo que Hanauer afirmaba, de hecho, es que las condiciones necesarias para que se haga realidad el sueño americano no se daban en su caso, y que lo que le había permitido amasar su asombrosa fortuna habían sido una serie de factores que, en ninguno de los casos, eran mérito suyo. Por decirlo de forma simple: las causas fueron su linaje y su suerte más que su esfuerzo.
Es lo opuesto a la metáfora del sueño americano, según la cual se puede llegar a lo más alto del escalafón económico independientemente de la familia en la que se haya nacido. Sin embargo, Hanauer podría ser una excepción, y varias historias opuestas, de personas que triunfaron a pesar de sus orígenes humildes, parecen respaldar esta posibilidad. Para ir más allá de las anécdotas aisladas y contrapuestas, tenemos que fijarnos en las estadísticas y los datos, que ayudan a detectar la norma, aunque por supuesto esta admita excepciones.
Los datos nos dicen que, en Estados Unidos, la familia donde se nace tiene mucha importancia: los hijos de los más ricos tienen una altísima probabilidad de ser los más ricos (en cuanto a ingresos) de su generación y, a la inversa, los hijos de los pobres tienen una probabilidad muy alta de ser los más pobres de su generación. En otras palabras, la movilidad socioeconómica es baja o, empleando una jerga más técnica, la desigualdad se transmite en gran medida de una generación a la siguiente
Estados Unidos no es el único país avanzado en el que se da esta situación. La transmisión intergeneracional de la desigualdad también es muy elevada en Reino Unido e Italia; alcanza valores medios-altos en Suiza, España y Francia, y valores medios en Japón y Alemania. En Dinamarca, Noruega y Finlandia, los valores son muy bajos.
Entre los mecanismos responsables de este fenómeno, el primero que acude a la mente es probablemente la riqueza. La riqueza heredada es sin duda importante, y más aún en las últimas décadas, como ha demostrado Piketty en su popular libro El capital en el siglo XXI. Sin embargo, los datos que he mencionado antes se refieren a los ingresos obtenidos por los hijos e hijas en el mercado laboral, no a su riqueza ni a las rentas que esta produce
Por ejemplo, en el Reino Unido, EE UU e Italia, cerca del 50% de las diferencias en los ingresos laborales de dos hijos de diferentes familias se explica por la diferencia de rentas de sus padres.
Deben de intervenir otros factores, es decir, que los padres transmiten a los hijos no solo riqueza material, sino también algo que influye sobre los ingresos que obtienen en el mercado laboral. Según muchos economistas, ese algo es la formación. Es cierto que, en todos los países, la correlación entre la educación de los padres y la de los hijos o hijas es muy elevada (lo cual significa que las oportunidades no son iguales para todos) y, además, la educación —lo que los economistas suelen denominar capital humano — garantiza rentas del trabajo más elevadas.


Los ricos de Florencia son los mismos ahora que hace 600 años, según un estudio del Banco de Italia

Pero, al menos en algunos países, no todo se reduce a eso. Parece que las familias transfieren a sus hijos algo más que tiene importancia en el mercado laboral, aparte de la educación. Según nuestra investigación (Franzini M., Raitano M., Vona F., The Channels of Intergenerational Transmission of Inequality: A Cross-Country ComparisonRivista Italiana degli Economisti), en países como Italia, España y Reino Unido, hay una parte considerable de la influencia económica de las familias en sus hijos e hijas que no se explica mediante la educación.
Los canales de influencia aparte de la educación son numerosos y pueden variar de un país a otro. Los datos que hemos recopilado dan a entender que en Italia y en España, en concreto, una vía importante podría ser la red de contactos; es decir, el conjunto de conexiones sociales del que forma parte la familia se traduce en una ventaja económica en el mercado laboral. La consecuencia es que los hijos de padres ricos ganan más de media, porque están más formados y también porque, gracias a los contactos sociales, sus ingresos son superiores incluso cuando no están mejor formados. De todas las ventajas que puede transmitir la familia, es probable que las derivadas de los contactos sociales sean las menos aceptables.
Me he referido hasta ahora a dos generaciones solamente. Lo cierto es que casi todos los estudios en este campo se centran en dos generaciones sucesivas, no en cadenas intergeneracionales más largas. La razón es fácil de explicar: la falta de datos fiables que abarquen varias generaciones. Entre los investigadores que trabajan con dos generaciones sucesivas, una premisa generalizada era que las ventajas debidas a los orígenes familiares desaparecen en unas cuantas generaciones, es decir, que los bisabuelos no tendrían ninguna influencia sobre el éxito de sus bisnietos. A lo largo de los últimos años, se han llevado a cabo algunos intentos de calcular directamente la persistencia de las ventajas debidas al origen familiar a lo largo de varias generaciones partiendo de los pocos datos de que se dispone. G. Barone y S. Mocetti son los autores de uno de ellos (Movilidad intergeneracional a muy largo plazo: Florencia 1427-2011Working Papers, Banca d’Italia, 2016). Se centran en la ciudad italiana de Florencia y utilizan datos de los contribuyentes de 1427, a los que se ha podido acceder hace poco. Barone y Mocetti comparan estos datos con los correspondientes de 2011, sobre la base de los apellidos. Lo que han hallado es que la mayoría de los que tenían rentas más altas en el siglo XV siguen teniéndolas en la actualidad. A pesar de que haya que tomarlo con cautela, por el riesgo de que un mismo apellido no corresponda a la misma familia, el resultado es sorprendente: pone de manifiesto que la desigualdad puede transmitirse a lo largo de varias generaciones. También debido a este hecho —aunque no solo por esto— es un problema tan grave.
Para que puedan apreciar su gravedad, les recuerdo que quizás la principal promesa de los mercados y el capitalismo, cuando surgieron, era que servirían para que las fortunas individuales no dependiesen de los orígenes familiares, como antiguamente. Los datos y las investigaciones actuales nos dicen que, en el mejor de los casos, esa promesa solamente se ha cumplido en parte.
Maurizio Franzini es profesor de Política Económica de la Universidad de Roma-La Sapienza.






http://economia.elpais.com/economia/2016/08/19/actualidad/1471621151_810844.html

* A semejanza de "la biología es el destino"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada