domingo, 11 de diciembre de 2016

El Cunqueiro, la klebsiella y la opacidad




Soy estudiante de medicina. El día 18 cumpliré 24 años. Ese mismo día también habrá pasado un mes desde la muerte de mi padre por una infección de klebsiella en el Hospital Álvaro Cunqueiro. Mi padre siempre me animó a estudiar medicina. Él estaba orgulloso de poder decir que su hija algún día sería médico y yo siempre estuve orgullosa de poder decir que algún día trabajaría en la estupenda sanidad pública que tenemos.

Pero hoy por hoy solo puedo decir que siento una profunda decepción, porque hay algo en nuestra Sanidad que no se está haciendo bien, hay algo que falla. Por ejemplo, cuando un paciente ingresado en la UCI y prácticamente recuperado termina muriendo por una infección por klebsiella multirresistente adquirida en el hospital, hay algo que falla cuando no se trata de un caso aislado, sino que en los dos meses que estuvimos en el hospital hemos visto tantos casos que no nos llegaría con los dedos de la mano para contarlos.

No escribo esta carta buscando justicia, porque no hay nada que compense a pérdida. Tampoco la escribo para señalar culpables, de hecho solo tengo palabras de agradecimiento para todo el personal que nos atendió, tanto la calidad humana como profesional fueron en todo momento impecables. Quizá ni siquiera el problema esté en el hospital, quizá venga de más arriba. Por poner un símil, si a un albañil le damos malos materiales y pocos recursos para construir una casa no podemos sorprendernos si esta se derrumba. Escribo esta carta en memoria de mi padre.

Raquel Cerceira. Vigo

Esta carta fue publicada en la Voz de Galicia el pasado domingo.

Durante años fui asidua "colaboradora" de la sección de Cartas al Director, llegué a saber cuando me  publicarían una carta y cuando no. Así que para conseguir su difusión me tenía que autocensurar. Desconozco si Raquel Cercqueira, se autocensuró consciente o inconscientemente. Si hubiese explicado en su carta, que el Hospital Cunqueiro es de gestión privada, tendría muchos boletos para que no fuese publicada.
Raquel nos cuenta que su padre ya restablecido, adquirió una bacteria en la UCI, la klebsiella y acabó falleciendo, y que en dos meses fueron varias las personas que fallecieron también.

Los medios no se suelen hacer eco de los fallecimientos sobre todo cuando la gestión es privatizada. Detrás están grandes empresas a las que no les interesa la mala publicidad y a los políticos tampoco porque la privatización no los deja en buen lugar. Así que, opacidad total.

Lo de la Klebsiella viene de lejos

http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2016/03/20/bacteria-detectada-uci-cunqueiro-deja/1426590.html

El Sergas defendiendo a los que les concedió la concesión.


http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2016/09/08/sergas-niega-epidemia-klebsiella-cunqueiro/1529646.html

El Sergas de nuevo saliendo al quite

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/2016/12/09/sergas-asegura-urgencias-cunqueiro-funcionan-absoluta-normalidad/00031481301152625656131.htm

Como privatizar los hospitales existentes tenía mayor coste social, decidieron un modelo
nuevo para el hospital de Vigo. La Xunta dejó en manos de la  misma UTE (liderada por Acciona) que construyó el complejo, la prestación de servicios de restauración, lavandería y lencería, limpieza, mantenimiento de electromedicina, desinfección, tranporte interno y externo y gestión auxiliar, seguridad, abastecimiento y tratamiento de agua e impresión y repografía para todo el Chuvi. En el caso del Álvaro Cunqueiro, las empresas gestionan, además de los ya citdos, el mantenimiento general, el suministro de gestión energética y la conservación de viales y jardines.
La concesionaria puede, a su vez, derivar dichos servicios en otras subcontratas.

El Gobierno gallego debe pagar una cuenta de 1.360 millones hasta 2035. La adjudicación se realizó por 20 años y ya antes de abrir el hospital la concesionaria sumaba más de tres millones de euros de beneficios. Dinero que sale de nuestros impuestos. ¡Cómo puede ser que un gobernante electo por 4 años pueda hipotecar a una población durante 20¡.
La adjudicación está recurrida. la Comisión Europea admitió a trámite la denuncia de la Asociación pola Defensa da Sanidade Pública, ya que ve indicios razonables de que se haya vulnerado la normativa comunitaria.

Cómo lo que prima es el ánimo de lucro


Los sindicatos sostienen que la plantilla de limpieza está formada por 150 trabajadores y se precisarían entre 190 y 197 para realizar la tarea adecuadamente. José Manuel Simón de la CGT ha censurado que la Inspección de Trabajo »actúa, pero a medias«, ya que remite requerimientos a la empresa Acciona que »sabe que de incumplirlos no tendrá consecuencias«, 

El Hospital no solo se nutre del dinero público, existe un copago encubierto 




Las tarifas de parking eran leoninas, así que hubo una confrontación con el alcalde de Vigo Abel Caballero, la gente dejaba el coche fuera del parking, porque tan solo entre el aparcamiento y los servicios multimedia salía la hospitalización a precio de hostal. Pues bien, el Sergas colaborando a que la empresa no perdiese dinero:




Llama la atención que en la página web del hospital e incluso en la wikipedia, no consta en ninguna parte que la gestión sea privada.

 

El Concello de Vigo quiere que el Cunqueiro pague el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) que ascendería a 800.000. El Sergas asegura que el edificio del Hospital Álvaro Cunqueiro y también la finca que ocupa aparecen a su nombre tanto en el catastro como en el registro de la propiedad. Es el dueño y que está exento de pagar. Sin embargo, el gobierno local ha venido repitiendo que el hospital es privado porque se construyó mediante un sistema de colaboración público-privada.

Por eso, según fuentes sanitarias, ya está estudiando la manera de recurrirlo. El gobierno local tiene claro que el hospital debe pagar el IBI. En este aspecto le apoya Marea de Vigo, un partido que reclamó activamente que se pasase el recibo porque el hospital «es privado». El PP se opone, defendiendo los intereses de la concesionaria. A pesar de todo, en el pleno municipal de octubre, el concejal de Hacienda, el profesor Jaime Aneiros, aseguró que «el edificio es titularidad de la concesionaria y esa es la mejor prueba de que es un hospital privado».


La Xunta, para colmo, adjudicó el control de calidad del nuevo centro a una empresa de Ana Sánchez, viceconsejera de Asistencia Sanitaria con Esperanza Aguirre, que la constituyó tres meses antes con un capital social de 3.000 euros y con domicilio en su propia casa. La empresa se embolsó así cuatro millones de euros por unos trabajos que las múltiples deficiencias del centro hospitalario han puesto en entredicho.

Enlaces relacionados

http://www.vigoalminuto.com/2016/09/08/representantes-sindicales-alertan-de-una-epidemia-en-el-cunqueiro-causada-por-una-bacteria/
http://www.elconfidencial.com/espana/galicia/2016-03-22/hospital-de-vigo-el-proyecto-estrella-de-feijoo-vuelve-a-ser-victima-de-una-bacteria_1172514/
https://vallapolitica.wordpress.com/2015/10/26/hospital-alvaro-cunqueiro-rentable-para-quien/
http://www.economiadigital.es/gles/notices/2015/10/prueba-1-68657.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario