viernes, 2 de noviembre de 2018

Los Chicago Boys desembarcan en Brasil sin "manu militari"



Bolosonaro ganó las elecciones en Brasil.

El 46% de la población brasileña se declara mulata 46,7 %. La población total afrodescendiente ronda el 54.9%. La población blanca supone el 44,2 %.


En una entrevista, Bolsonaro,  al ser consultado sobre cómo actuaría si un hijo suyo se enamorase de una negra respondió que eso nunca ocurriría porque sus hijos están "muy bien educados" y fue multado por afirmar que "los afrodescendientes no hacen nada creo que ni como reproductores sirven más".

"No es una cuestión de colocar cuotas de mujeres porque sí. Tenemos que colocar gente capacitada. Si colocan mujeres porque sí, voy a tener que contratar negros también." Comentó en otra ocasión.

-Bolsonaro obtuvo el 55,13% de los votos mientras Haddad (del PT) obtuvo el 44,87%. Evidentemente hubo descendientes de afrobrasileños que le han votado.

Después de Nigeria, Brasil posee la segunda mayor población de ascendencia negra del mundo; además, destaca en el escenario internacional como una sociedad marcada por los peores índices de desigualdad social.

Población femenina 49.2%, población masculina 50.8%.

Comentario del presidente ultra: "Fui con mis tres hijos, el otro fue también, fueron los cuatro. Son cinco hijos, pero la quinta vez me dio una debilidad. Fueron cuatro hombres, la quinta vez me descuidé y vino una mujer.

-Bolsonaro obtuvo el 55,13% de los votos mientras Haddad (del PT) obtuvo el 44,87%.
Obviamente hubo muchas mujeres que le han votado.

Much@s votantes se han pegado un tiro en el pie.

Cuando Bolsonaro fue ganador de las elecciones, ya en la primera vuelta, el Banco de Santander envió misivas a los clientes explicando que "la cómoda victoria del candidato populista pero al mismo tiempo pro business"... "era una buena noticia para los inversores y una buena oportunidad para posicionarse de forma oportunista el Santander" porque la bolsa seguirá subiendo ante las expectativas de victoria de Bolsonaro.


Realmente gran oportunidad para el Banco de Santander,
Se baraja el nombre de  Roberto Campos Neto, director de mercados globales del Santander en Brasil para dirigir El Banco de Brasil, 
Es hijo Roberto Oliveira Campos, que apoyó el golpe militar de 1964. Fue nombrado ministro de Planeamiento. Creador del Banco Central de Brasil. ¡Qué mejor que su hijo para estar al frente ¡



Bolsonaro  confirma que Paulo Guedes será ministro de Economía, liberal de la Escuela de Chicago y seguidor de Milton Friedman.  Guedes era un Keynesiano convencido, hasta que llegó a la Universidad de Chicago, ese Vaticano neoliberal, y se convirtió en discípulo de Milton 
Friedman.

Durante la dictadura militar chilena, aceptó un cargo de docente a tiempo completo en la Universidad de Chile,​ en ese entonces bajo intervención militar.

Cuando Guedes volvió a Brasil, pretendió implementar las políticas económicas que los Chicago boys habían aplicado al Chile de Pinochet, pero al no conseguirlo se refugió en el sector privado, invirtió en poderosos medios de comunicación, asesoró a poderosos think tanks del país y finalmente inició su propio fondo de inversiones. Ahora ya puede llevar a cabo las transformaciones económicas que Pinochet realizó en la dictadura.

En primer lugar, copiará el modelo chileno pinochetista de pensiones (AFP),  con un sistema de fondos privados y capitalización de las aportaciones de los trabajadores.
Reformará el sistema tributario con  un tramo único del 20 % para el IRPF, lo que ahondará en las ya de por sí gigantes desigualdades y privatizará 150 empresas públicas, dentro del plan de empequeñecer el Estado.

   
                               




El presidente brasileño nombra ministro de Justicia a Sergio Moro, el juez que encarceló a Lula. Su esposa celebro la victoria del ultra Bolsonaro.

Bolsonaro, la gran esperanza "ultra", lleva 7 legislaturas en la cámara de diputados. Su hijo Flávio acaba de ser elegido senador. Su hijo Eduardo se  convirtió en el diputado federal con más votos de la historia de la democracia brasileña. Y Carlos, de 35 años, concejal en Río de Janeiro, cargo que logró siendo el más joven edil de la historia del país. 

El 46 % de los diputados de la cámara son millonarios, según sus declaraciones a la justicia electoral.

La Bolsa de São Paulo subió el 3% y el real se fortaleció. La agencia de calificación de deuda Moody’s se mostró satisfecha por “la continuidad política” respecto al Gobierno de Michel Temer y las “políticas market friendly prometidas por el asesor económico liberal de Bolsonaro, Paulo Guedes, que será el superministro económico.

"Los empresarios me han dicho, que el trabajador tendrá que decidir un día menos derechos y el empleo y todos los derechos y el desempleo". Bolsonaro dixit.

                                      La realidad social de Brasil
La inequidad en la distribución de la riqueza es extrema en Brasil. Los seis brasileños más ricos poseen la misma fortuna que 100 millones de brasileños pobres. Y estos últimos casi siempre son de piel oscura, descendientes de los esclavos que fueron llevados a ese país por la fuerza desde África hace 350 años.
"El origen de esa desigualdad está en la época colonial y en la esclavitud”, señala el economista Samuel de Abreu Pessoa.
En primer lugar, falla el sistema educativo, explica el experto. "Nuestra inequidad fue impulsada por la forma en que encaramos el problema de la educación en una época de gran crecimiento poblacional”, 
El sistema tributario contribuye masivamente a la inequidad social. Mientras un 10 por ciento de los más pobres debe entregar un 32 por ciento de sus ingresos al fisco, la carga impositiva entre el 10 por ciento de los más ricos está en un 21 por ciento. "Nuestro sistema tributario está regido principalmente por los gravámenes al consumo”. Sostiene Tathiane do Santos Piscitelli, de la Fundación Getúlio Vargas, de Sao Paulo, en conversación con DW. 
Eso lleva indefectiblemente a la injusticia social: las familias más pobres gastan gran parte de sus ingresos en consumir bienes, por lo cual se les aplica más impuestos que a los que más dinero ganan y, proporcionalmente, gastan menos.

 “En los países democráticos no se percibe la naturaleza violenta de la economía, mientras que en los países autoritarios lo que no se percibe es la naturaleza económica de la violencia” Bertolt Brecht 

Lectura recomendada
Enlaces relacionados
https://www.lavanguardia.com/internacional/20181008/452237803986/mercados-aplauden-victoria-bolsonaro-brasil-promesas-privatizacion.html
https://www1.folha.uol.com.br/poder/2018/10/bolsonaro-prevalece-em-cidades-com-mais-qualidade-de-vida.shtml?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_campaign=comptw
http://www.laizquierdadiario.com/Bolsonaro-prepara-su-futuro-gabinete-con-banqueros-exgenerales-y-terratenientes
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2018/10/10/formula-chilena-bolsonaro/0003_201810G10P23991.htm
https://www.lavanguardia.com/internacional/20171120/433044093345/comunidad-negra-brasil-sufre-racismo-desigualdad.html
http://fnpi.org/es/etica-segura/grandes-medios-contribuyen-al-ascenso-de-la-extrema-derecha-en-brasil

3 comentarios:

  1. Estamos asistiendo a un grave deterioro de la democracia a nivel mundial.
    Los ejemplos se están multiplicando. Me refiero a los "fenómenos" Trump, Bolsonaro, Marie le Pen, Viktor Orban, etc. etc. y los que probablemente están por llegar.
    La cosa la veo complicada, porque en mi opinión, todo ello es consecuencia de que no nos gobiernan los políticos, que son solo una serie de "guiñoles" en manos de las grandes fortunas que son las que dominan nuestro mundo. Estos "guiñoles" son los encargados en "emocionar" a los votantes para que no piensen (pensar es peligroso) y enardecerles para que voten con el corazón y no con la cabeza. Y así nos va. Y si no tomamos conciencia de nuestro papel racional y no reaccionamos, cada vez nos irá peor.
    Siento ser tan pesimista, pero lo veo de esta manera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Armando da miedo. Los que sabemos de esto lo vemos venir, la izquierda gobernando tiene poca capacidad de maniobra y aún así, la oligarquía prefiere la autocracia elitista. Llegaremos al fascismo por votación. Votaremos no volver a votar, algo similar ocurrió con Napoleón III
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El episodio (sobre todo el aluvión de votos obtenidos por el fascista) es tan grave que resulta prácticamente indigerible... de momento.
    De entrada, mis sentidos e incluso mi capacidad de razonar sólo encuentran una palabra para describir lo que siento ante semejante escenario ¡y no es "miedo"!, es TRISTEZA, una profunda y dolorosa tristeza.
    Supongo, temo, que el miedo me asaltará cuando Bolsonaro empiece a sustanciar lo que ha anunciado.
    (un abrazo y gracias por tu texto, ayuda a digerir y entender).

    ResponderEliminar