viernes, 7 de junio de 2019

Y Amancio Ortega entró en campaña



"No nos dejemos atrapar en la trampa humanitaria, que es otra de las grandes ideologías de hoy. La caridad es ahora parte del capitalismo global y sus figuras principales son George Soros y Bill Gates.
Su lógica es: te quito todo el dinero y luego te doy las vueltas."

Slavoj Žižek



Amancio Ortega entró en campaña electoral y seguro que no fue casual.  El "filántropo" realizó una donación de unos aparatos para ciertos hospitales muy oportunamente, y pareciera que la donación fuera contra Unidas Podemos (UP). Contra UP todo vale, Villarejo incluido.

La izquierda, ya se sabe, suele preferir solidaridad a caridad, derechos a migajas, es decir, a lo que sobra, porque hay que reconocer que se dona lo sobrante. Así que era de esperar que miembros de UP, hiciesen comentarios respecto a una donación de unos aparatos para la Sanidad. Un tema tan sensible como la Sanidad y el cáncer. Y ya estaban con la pluma cargada prestos a atacar a UP, los apuntaladores del régimen del turnismo. 

Si como dicen, los aparatos eran tan necesarios deberían de ser costeados por la Seguridad Social y si no, es una arbitrariedad que Ortega jugando a ser Dios decida donde se puede impartir un novedoso tratamiento y donde no. Por no hablar de su carísimo mantenimiento, del que seguro no se habrá hecho cargo el donante.

Sabido es que este tipo de donaciones son sobre todo para blanquear la imagen del potentado, si fuesen totalmente desinteresadas serían anónimas como lo son los trasplantes.

El rechazo a la donación no solo se produjo por parte de UP, se produjo también por parte de un sector de los propios trabajadores de Sanidad, defensores de la Sanidad Pública, pero esos no fueron atacados, es más se silenciaron para que pareciese que los únicos "bichos raros" eran los de UP.

Distintas organizaciones autonómicas pertenecientes a la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FDASP) han rechazado la cascada de millones con el argumento de que la sanidad pública debe financiarse con la fiscalidad y de que el empresario lo que debe hacer es pagar más impuestos en España. Han hablado de "vergüenza ajena", de "penetración de la ideología neoliberal en la utilización de la tecnología médica"... 

La prensa del Régimen en cambio informó que los colegios médicos y de enfermeras están a favor de la donación, no hay que olvidar que pertenecen al establishment.

La utilización de la donación de tan egregio personaje fue tal, que hasta La Voz de Galicia consideró que tales apoyos eran dignos de figurar en portada , sabiendo que era un ataque a UP.

La gente se mueve por emociones y es fácil manipular contra UP, cuando hablamos de cáncer.

Aquí la noticia más importante del día:


Al margen de la generosidad de Ortega y sus aparatos, lo que subyace en los que fueron críticos con la donación es la vuelta a la Edad Media y sus valores. En aquel entonces los Señores hacían donaciones a la Iglesia que se ocupaba de la vida en el más allá, ahora en una sociedad más laica los "Señores" hacen donaciones a la salud, que se ocupa de la vida en el más acá. En la Edad Media la preocupación de los señores era la vida eterna, en cambio desde el Renacimiento "los importantes" lo que anhelan es pasar a la posteridad : La fama.

Stiglitz, Premio Nobel de Economía  considera que podemos hablar del fin de la sociedad de clases y del surgimiento de una nueva sociedad estamental, dado que las élites ya no están interesadas en redistribuir/repartir parte de sus beneficios con el conjunto de la ciudadanía, debido a la globalización de los mercados de consumo y capital; es decir, ya no es necesario dotar a la clase trabajadora (del mundo occidental) de un nivel de salario medio-alto para que puedan consumir; o procurarles educación y sanidad de calidad (a parte de otras prestaciones sociales, como la jubilación) para reproducir esta fuerza de trabajo, dado que es en el mercado global donde las élites encuentran mano de obra y mercado para sus productos.  De lo que describe Stiglitz, Amancio Ortega es todo un paradigma.

Intelectuales, profesionales de la medicina, defensores de la Sanidad Pública y activistas sociales son conscientes del retroceso que se está produciendo de los derechos sociales conquistados. Se está volviendo a la caridad, normalizándola como espacio social.

Ana Mata y Joan Pallarés profesores de la Universidad de Lleida, en su trabajo  "De los derechos sociales a la caridad: Crónica de un retroceso anunciado" dicen:

Si consideramos las cuatro etapas de la acción social (caridad, beneficencia, asistencia social y servicios sociales o bienestar social) como modelos que se fueron sucediendo y como formas de acción social diferenciada, vemos que, en la actualidad, la evolución histórica que se produjo de la caridad al bienestar social, se voltea, es decir, se anda el camino en sentido inverso.

Los ricos son tan proclives a escaquear impuestos (por métodos lícitos e incluso a veces ilícitos), como de hacer donaciones.

La crítica a la donación de Ortega fue respondida, por tierra mar y aire con loas al donante, pareciendo que hubiese un concurso para premiar a la mejor hagiografía. Intelectuales orgánicos, catedráticos, médicos defensores de la Sanidad privada o de ese eufemismo que lo encubre, público-privada. Se lanzaron todos en tromba a defender la donación así como atacar a UP.

Lo patético es que la enconada defensa no dejaba en muy buen lugar a los defensores, algunos llegaban a mentir, negando que Amancio Ortega hubiese tenido problemas con el fisco, que sí los tuv, o defenderlo diciendo que si tuviese una Sicav sería criticable, pero no era el caso. Pues sí ha tenido varias SICAVS aunque ahora no las tiene.

El haber llegado al Supremo para evitar pagar lo que le pedían, el haber tenido varias SICAVS, además de practicar lo que se ha dado en llamar ingeniería financiera,  demuestra que al menos procura pagar al fisco lo menos posible, en cambio regalar no le importa.
Claro, pagar no da prestigio, pero la caridad, la limosna y la beneficencia sí.


El rescate bancario, que ha supuesto una entrega de capital público a los bancos de 64.349 millones, está detrás de la situación de déficit presupuestario que justifica los recortes en los servicios públicos. Un déficit que de otra manera solo se corregiría con un incremento en los impuestos a las empresas y las grandes fortunas. Y esta precariedad de los servicios públicos es a su vez lo que hace plausible una donación como la que ha hecho Amancio Ortega. Y aquí está la trampa de los nuevos millonarios filántropos. Menos impuestos, servicios públicos deplorables y donaciones que vengan a paliar esa situación. No se trata aquí de atacar a una persona, sino de atacar este ciclo perverso. Desmantelar al Estado para sustituirlo por fundaciones y donaciones de los hipermillonarios.

Hubo algunos rapsodas que diagnosticaban la crítica a la donación como envidia de los mediocres.
No faltó quien como profesor, llegó a concederle un diez a Ortega y a Iglesias un cero, afirmando que hasta donde él sabía, Ortega no había sido denunciado por fraude fiscal.

Otros hablaban de persona "ejemplar y generosa". Pero lo más sorprendente es que todo un cirujano plástico llegó a tildar a D. Amancio de genio. El mundo está en franca decadencia, ¡un señor porque sea el más rico del país es un genio¡. ¿Qué valores tiene esta sociedad que considera un genio a alguien por el mero hecho de amasar una fortuna?.  Decía Artur Koestler en su obra "El cero y el infinito" que el arte de hacerse rico no tiene nada que ver con la inteligencia, es un don diferente como tocar el trombón o patinar sobre ruedas. (cito de memoria).

Que un galeno le atribuya a D. Amancio el mismo adjetivo que a Miguel Ángel o a Leonardo o lo sitúe al mismo nivel de un Fleming descubridor de la penicilina es ridículo, por decir algo suave.

Alguno se empleó a fondo e intentó asustar a la población hablando de la posibilidad que Iglesias fuese el próximo ministro de sanidad. Miedo debe de dar que lo fuese "el asustador"

Otro de los defensores, todos forman parte de la "gente bien", "de toda la vida",  "de profundos valores cristianos"  llegó a decir que donaciones de ese tipo son una práctica habitual en EEUU, como si la Sanidad americana fuese ejemplo de algo. Eso es justo lo que se pretende evitar.

No se si "los plumas" salieron en defensa de Ortega cual alumnos pelota, sin ánimo de lucro o pensando que las loas les pueden ser rentables en el futuro, así como atacar a Podemos produce dividendos.

En cambio, nadie osó censurar al donante y su donación, no se si por miedo o ni se molestaron ya que sus declaraciones o escritos no serían publicados, a los sumo uno, para demostrar que hay pluralidad  y libertad de opinión.

Como los hagiógrafos agitaron las masas, surgió una iniciativa en Change. org para que le concedan a Amancio Ortega el Premio Príncipe de Asturias, podría ser bajo el epígrafe de Los Santos inocentes y el siguiente afortunado podría ser Carlos Slim. Los premios ya no son lo que eran.

Ya lo dijo el ex alcalde de Londres Boris Johnson "los ricos están tan oprimidos como los sin techo".
Estamos a un paso de que la gente salga con una pancarta que diga "Todos somos Amancio Ortega"

Aquí la promotora de la inciativa de solicitar el premio Príncipe de Asturias:

Después de la sucia campaña contra UP,  La Voz de Galicia afirma que la gente castigó a la formación  allí donde sus líderes censuraron la donación de Amancio Ortega.  Si realmente alguien deja de votar una  opción  política tan solo por haber censurado una donación en defensa de la Sanidad Pública es que tiene muy poca formación política o el donante es familiar. 



"Mutatis mutandis" el Marques de Amboage era negrero y también filántropo.  Todos muy agradecidos con sus donaciones en su día. Los aparatos en sí están muy bien pero lo que representan no. 

Milana bonita. 

Enlaces relacionados
https://www.elplural.com/politica/donaciones-evasion-fiscal-explotacion-laboral-las-acusaciones-a-inditex-que-sacuden-la-campana_216904102
http://www.angelesgarciaportela.com/2012/10/caritas-amancio-ortega-los-pobres-y-el.html
http://www.angelesgarciaportela.com/2017/06/alto-y-claro-la-donacion-de-amancio.html




2 comentarios:

  1. La diferencia entre Amancio Ortega y la clase policastrense funcionarial es que este genera valor, la otra lo expropia.

    ResponderEliminar


  2. Más Amancios y menos Pablos Iglesias y ya verá como nos financiamos una sanidad y unas vacaciones en Palma.

    ResponderEliminar