lunes, 4 de marzo de 2024

Fallecimiento y censura



A raíz del fallecimiento de mi queridísimo hijo, ocurrido en el extranjero, visto el trato recibido por parte de jefes, compañeros de trabajo, amigos y  Embajada Española, incluido el señor Embajador, en medio del inmenso dolor me decidí a escribir una carta de agradecimiento, como soy una persona muy dada a la protesta y la denuncia ante los atropellos e injusticias, me he visto moralmente obligada hacer público lo arropada que me sentí en el peor momento de mi vida. Así que envié sendas cartas de agradecimiento a El País y a La Voz de Galicia, diarios de los que soy lectora habitual. 

He tenido que dejar pasar un tiempo para poder escribir esto. 

En el País ni se dignaron a publicarla, en La Voz de Galicia la mutilaron de tal modo que perdió la razón de ser. Así que la voy a publicar completa en este espacio de desahogo, en esto consiste la libertad de expresión, algunos tenemos que circular por los callejones de internet, cuando los del Sistema y los que configuran las mentes circulan por autopistas. 

                                                             La Carta original                                                   

Recientemente he padecido el episodio más horrible y temido por cualquier madre, el fallecimiento de mi único hijo, por un maldito infarto, en Doha (Catar). El desconsuelo y la perplejidad de toda la familia, padres, viuda e hijas fueron tremendos. El único alivio con el que mitigar el inconsolable dolor fue el afecto que le profesaban sus incondicionales amigos de todas las nacionalidades y el cuidado y amor recibido de todos ellos. 

Fue un alivio también el apoyo de su empresa Ooredoo, de su director general D. Aziz Aluthman, Doña Fátima, la jefa de recursos humanos, y el cariño de sus compañeros, entre ellas el de su compañera palestina de mesa que llora la muerte de 103 familiares de los cuales 24 eran niños y 36, mujeres, y también lloraba por él. Por último, el generoso ofrecimiento y la inestimable ayuda de la embajada española en Catar, especialmente la del señor Embajador D. Javier Carbajosa, con el que la comunidad española en este país se puede sentir muy arropada

Angeles García Portela.

En La Voz de Galicia, mutilada:


Solamente han desaparecido los nombres a quienes iba dirigido el agradecimiento. Es decir al director general de Oredoo D. Aziz Aluthman,  señor Embajador de España en Catar  D. Javier Carbajosa, y a Doña Fátima compañera de trabajo de mi amado hijo, palestina, que a pesar de que le habían muerto 103 familiares y aún le quedaban lágrimas para mi hijo.  La única explicación a la tremenda amputación que padeció la carta, es haber citado los muertos palestinos y eso  sin hacer ningún juicio de valor.  

El País ya ni la publicó, puede que saber quienes son los propietarios lo aclare, 


El enlace a la carta

El enlace a la carta en la que se citan nombres en el agradecimiento 

7 comentarios:

  1. Me gusta e comparto, ánimo amiga

    ResponderEliminar
  2. Xa me tardaba a túa escrita. Ánimo querida amiga, comparto no Facebook. Fina Roca

    ResponderEliminar
  3. Non sei o porqué de anónimo cando me identifico

    ResponderEliminar
  4. Moita Forza e gradas por publicar, acuda monito.

    ResponderEliminar
  5. Te acompaño en tu dolor inmenso , i que su recuerdo te ayude a traer paz en tu corazón . Estoy contigo

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus palabras, me reconfortan.

    ResponderEliminar