lunes, 1 de julio de 2024

COVID presencial


Artículo publicado en La Voz de Galicia en Cartas al Director 

El concepto kafkiano está tan manido que parece un cliché, así que no me atrevo a decir que ha sido kafkiano lo que nos aconteció hoy en el centro de salud de Perillo, Oleiros (A Coruña).

Mi marido y yo teníamos cita con el médico de cabecera, como éstas se retrasan tanto, entre medias ambos pillamos el COVID, el día anterior había estado hablando con una amiga médica y me contó que ahora la gente que contraía el COVID  si no se encontraba muy mal podían ir a trabajar, personal sanitario incluido, ya no se practicaba  el aislamiento, no se me pasó por la cabeza no acudir a la cita médica. 

Cuando mi marido y yo nos presentamos en la consulta, al vernos con mascarilla, el doctor  inmediatamente nos preguntó si teníamos COVID, ante la respuesta afirmativa, se puso muy nervioso, nos miró como apestados y nos mandó para casa y no dijo que llamásemos por teléfono. Cuando le dije que si  los médicos podían acudir al trabajo con coronavirus, por qué no íbamos a poder acudir los pacientes, él me respondió que porque había falta de médicos. 

Yo le expliqué que tenía la cita previa al COVID pero me dolía mucho el pecho y soy asmática, así que pensé que podía aprovechar la cita para que me auscultase.  Al final acabó atendiendonos, nerviosísimo, presa del pánico  por temor al contagio y le dijo a mi marido que esperase fuera, pero fuera del centro. 
A partir de enero de 2024 las personas que tengan un diagnóstico de COVID positivo pueden ir al trabajo con absoluta normalidad. En fin un despropósito,  ya que ¿Si se puede acudir al centro de trabajo por qué no a una cita médica?. 

Que me den un manual de instrucciones por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario