lunes, 2 de mayo de 2011

Solbes también abandona su vocación de servicio público

Hasta Solbes, con ese aspecto de funcionario fiel que no mira directamente a la cara, dió el gran salto. Trabajó siempre al servicio de la cosa pública, fue técnico comercial del Estado desde 1968, en 1973 fue delegado y subdelegado del comercio en Valencia, del 73 al 78 fue consejero comercial de la misión española en Bruselas, luego asesor del ministro Leopoldo Calvo Sotelo. Hasta 1.982 fue Director General de Política Comercial del Ministerio de Economía y Comercio. Con la victoria socialista del 82 fue nombrado Secretario General Técnico del Ministerio de Economía y Hacienda del que estaba al frente Miguel Boyer. En 1991 Felipe González lo sitúa al frente del departamento de Agricultura, Pesca y Alimentación. En el 93 fue designado Ministro de Economía y Hacienda, sustituyendo a Solchaga. Tras la derrota del partido socialista, en el 96 consiguió acta de diputado por Alicante. El gobierno de José María Aznar lo propuso con Loyola de Palacio como comisario de asuntos económicos y monetarios de la Comisión Europea. Su obsesión por el déficit presupuestario hizo que fuese tildado de abanderado del liberalismo. Su gestión en Bruselas se vió empañada por el escándalo del Eurostat, acusada de fraude y nepotismo, ya que era un organismo dependiente de esa comisión. Tuvo que salir el presidente Prodi ante el Parlamento Europeo a asegurar que era un hombre íntegro. El asunto sigue bajo investigación. José Luis Rodríguez Zapatero, al ganar las elecciones lo nombró vicepresidente segundo del gobierno y Ministro de Economía y Hacienda, los sindicatos lo vieron con recelo por su proximidad con la Trilateral, lo que lo alineaba aparentemente con el liberalismo y la tecnocracia.
Karel Van Miert, comisario europeo, en un libro titulado "El mercado y el poder" acusó a Solbes, cuando este era ministro de economía en el gobierno de Felipe González, de haberlo presionado para proteger la posición dominante del grupo PRISA en el sector de la televisión por cable y mantener sus negocios al margen de la fiscalización comunitaria. (extractado de www.biografiasyvidas.com/biografia/s/solbes)
Llegados a este punto, ahora que se va a vender el estado troceado a módico precio, Pedro Solbes entra en el Consejo de Administración de ENEL, que ostenta el 92% del accionariado de la española ENDESA (Después de privatizarse con el gobierno Aznar, pasó a formar parte de ENEL tras una polémica OPA en el 2009) que cotiza en bolsa, y forma parte del IBEX35, índice al que se arriman todos los expolíticos. Opera fuera de España y en Chile es objeto de críticas por parte de los ambientalistas por la construcción de presas que amenazan al ecosistema y a las comunidades del sur del país.

1 comentario: