domingo, 31 de mayo de 2015

Gonzalo Bareño, gran analista político, adaptándose



Primero dijo

Esa alquimia elaborada por Íñigo Errejón  (Podemos) en un cheminova con seis gotas de populismo, tres de redes sociales, dos de anarquismo y cuatro de socialdemocracia funcionó bien en los sondeos, pero al añadirle un último chorrito de centrismo moderado el experimento le ha estallado en las manos. No todo cabe en un tubo de ensayo. El puro cálculo electoral ha sido imposible de digerir por las bases y por dirigentes como Monedero. El resultado es una caída en los sondeos que puede ser tan rápida como la subida y una crisis interna....

Esperanza Aguirre, que podría acabar dando la gran sorpresa y alcanzar la mayoría absoluta en la capital de España. Semejante escenario dejaría a Rajoy en una situación muy comprometida, con su principal rival interna muy crecida y con la posibilidad de que un sector del partido empiece a pensar en la lideresa como la única capaz de ganar en las generales.

Tras el 24 M 


Seguir insistiendo en que Podemos y las mareas son solo un nido de comunistas o que Ciudadanos es solo un grupo de oportunistas cazavotos es, además de una estupidez, hacer el ridículo.  (lo experimentó en carne propia)
Es obvio que hay ahí una enorme masa de votantes de todas las edades, de todas las clases sociales y de todos los orígenes ideológicos a los que solo les une el asco por la corrupción y el despotismo de la vieja política.
Muchos no comparten probablemente las propuestas políticas y económicas de los partidos o agrupaciones a los que han votado, ni creen que se vaya a salir con ellas de la crisis. Pero si a una persona le quitas toda esperanza en una política tradicional decrépita y caduca, se conformará siempre con la utopía, capaz de decir en plena campaña que «al que le pique, que se rasque», permanecieran en el poder. 

Y es evidente que no había cambio posible mientras personajes como Rita Barberá o Esperanza Aguirre, capaz de decir en plena campaña que «al que le pique, que se rasque», permanecieran en el poder.
A largo plazo, librarse de semejantes antiguallas políticas es lo mejor que le ha podido pasar al PP porque, de seguir comandado por esa tropa decimonónica y carpetovetónica, no solo caminaba hacia la derrota, sino también hacia su propia descomposición.

Bareño pertenece a la cuadra de defensores del PP de la Voz de Galicia y aprendió la lección sobre la marcha. La prensa y sus asalariados ya no conforman opiniones ni dirigen el voto para su desgracia.
No se puede decir que no lo intentó, basta pasearse por sus tuits.

Nota:
Obsérvese que todos los personajes se citan con nombre y apellido excepto Monedero, no es casual que no tenga nombre: ¿La bestia negra?

3 comentarios:

  1. Pues yo creo que aun generan opiniones, lo que pasa es que este desastre es muy gordo y la realidad se impone poco a poco a la propaganda.

    ResponderEliminar
  2. Esta vez la prensa subvencionada fracasó, a pesar de que siguió ninguneando todas las opciones que no fuesen PPSOE, por eso estaban convencidos de que todo seguía igual.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que no fracasó, la cosa no dio para más. Se pueden atribuir el aumento de votos en comparación con las anteriores.

    ResponderEliminar