lunes, 15 de abril de 2019

La banca a los fondos buitre les "hace precio".


Alicia Madoño compró su piso en Usera, en 2004, por el que pagó 260.000 €, no pudo pagar la hipoteca cuando perdió el trabajo  y en 2010 con la Gran Recesión se quedó el banco con la casa, pero la entidad le permitió continuar de inquilina con un alquiler social. Sin embargo, en 2016 se la vendió a un fondo de inversión, que quiere volver a echar a Alicia en mayo, cuando afirman que se acaba su contrato, ya que "sólo" paga 400 € al mes.

El fondo de inversión que ha comprado ahora el piso sólo ha pagado por él.... ¡46.000 euros¡, por ese precio lo podría haber comprado Alicia, la ex propietaria, pagando la hipoteca de esa irrisoria cifra simplemente con los 400 € del ahora alquiler, o se lo podrían haber vendido al Estado para vivienda social,  pero el fenómeno actualmente es inverso: son las viviendas sociales las que acaban en manos de fondos buitre, en un proceso que Harvey denomina "acumulación por desposesión"  y que viene produciéndose desde los años 70 con el neoliberalismo rampante. Si no fuese la época del capitalismo caníbal, Alicia habría podido tener derecho del retracto, poder comprar la vivienda por el mismo precio que compra un tercero.

Harvey ya lo explicaba en 2004 en su libro "El nuevo Imperialismo, acumulación por desposesión" en el que destaca en esta época dos elementos fundamentales: La creación de un nuevo régimen financiero ('la nueva arquitectura financiera internacional') y 'la acumulación por desposesión', con la privatización se desposee a la población de un patrimonio que le pertenece y que va a permitir a las grandes corporaciones hacerse más ricas, por tanto más poderosas.

La desregulación iniciada en la década de 1970 ha permitido que el sistema financiero se haya convertido en uno de los principales centros de actividad redistributiva a través de la especulación, la depredación, el fraude y el robo.
Las crisis de deuda pueden usarse para reorganizar las relaciones sociales de producción en cada país, sobre la base de un análisis que favorezca la penetración de capitales externos

Mercedes Revuelta, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), surgida en 2009 con el estallido de la burbuja inmobiliaria y que ahora ya gestiona más casos de desahucio por alquiler. “Los fondos de inversión están comprando edificios enteros en las capitales para especular. Lo hacen a través de socimis (sociedad cotizada inmobiliaria), que no pagan impuesto de sociedades, y no tienen ningún control. 

Para la PAH lo primero es paralizar todos los desahucios de primera vivienda. Su mejor medida de emergencia sería que la Sareb, la sociedad con participación estatal que gestiona los activos de los bancos nacionalizados, y Bankia, rescatada con dinero público y con muchos pisos vacíos, los cedan al Estado para vivienda social. Y no sería imposible dado los competitivos precios que le "ponen" a los Fondos Buitre.

“Y tenemos que tener un presupuesto estatal digno para vivienda. No puede ser que el País Vasco tenga mayor presupuesto que el del Gobierno central”, dice Revuelta. También pide regular la actividad de los fondos de inversión, como en Bélgica, Francia y el Reino Unido, para que tengan restricciones a la especulación.

En Provivienda, organización sin ánimo de lucro que trabaja con vivienda social desde 1989 y gestiona 67.887 inmuebles en 10 comunidades autónomas, también están alarmados: “Estamos ante una de las mayores crisis de vivienda asequible en España, no hay. Mucha gente no puede pagar los alquileres del mercado, solo pueden optar a vivienda social, y tampoco hay”, explica Natalia Palomar. Los salarios más bajos y los alquileres inasequibles. 

En España, la evolución de la desigualdad de los ingresos desde 2007 revela que una proporción cada vez mayor de las ganancias nacionales se están acumulando entre las personas con mayor poder adquisitivo y lo peor y más dramático es que más del 15% de los adultos españoles está en riesgo de pobreza en la actualidad, una de las tasas más altas observadas en Europa .

La noticia 
https://elpais.com/politica/2019/04/09/actualidad/1554829543_144967.html

2 comentarios:

  1. El piso de Alicia ha sido vendido por su banco a un fondo, sí, pero no como una venta marginal sino en un paquete con un mayor número de activos. Haber si nos enteramos. Es como en la pescadería, que si se lleva usted la merluza entera le hacen precio. Se trata de liquidez y riesgo; no hay conjura conspiranoica en contra de Alicia. Pobre Aliocia. Si nadie da duros a cuatro pesetas, y mucho menos los bancos, menudos son ellos...

    ¿Serán las pescaderas precursoras del neoliberalismo?

    Las Socimis no pagan impuesto de sociedades, claro que no. El impuesto de sociedades graba sobre las rentas de un negocio y las Socimis reparte su beneficio en dividendos. ¿Se cobran impuestos por el cobro de estos? Por supuesto, hasta un 21% diría...

    La subida en el precio de alquileres se debe a un aumento de la demanda sobre una oferta estancada. Los fondos compran vivienda y reducen aún más la oferta, sí, pero la compran para después venderla o alquilarla. Entonces, este mismo principio que estira al alza el precio debería aflojar en cuanto estos nuevos inmuebles entren en el mercado.

    El sistema financiero es el nicho más regulado de todo el mercado. Es más, en España, en el mundo, los políticos y los banqueros son las mismas personas en flagrante colusión. ¿Cómo va a estar desregulado? Muy al contrario, está muy regulado y, esta regulación, le concede enormes privilegios.

    Los sistemas desregulados ni se rescatan con dinero público, ni se le otorgan concesiones privilegiadas, ni se crean instituciones para inyectarles liquidez.

    El capitalismo privatiza beneficios y privatiza perdidas, no las socializa...



    Me encanta su Blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Puedo prestarle yo a usted algo que no tengo y, además, cobrarle intereses?

    No, porque ílicito. Es una estafa.

    ¿Quién puede hacer esto?

    El sistema financiero..

    ¿Quién se lo permite; quién le otorga ese poder?

    El Estado.

    ResponderEliminar