domingo, 28 de junio de 2015

Habermas: el gobierno de los banqueros


...Estamos otra vez en crisis con Atenas porque a la canciller alemana, ya en mayo de 2010, los intereses de los inversores le importaban más que una quita de la deuda para sanear la economía griega.
 En este momento se ha puesto en evidencia otro déficit institucional. El resultado de las elecciones griegas representa el voto de una nación que se defiende con una mayoría clara contra la tan humillante como deprimente miseria social de la política de austeridad impuesta al país. 
El propio sentido del voto no se presta a especulaciones: la población rechaza la prosecución de una política cuyo fracaso ha experimentado de forma drástica en sus propias carnes. Investido de esta legitimación democrática, el Gobierno griego ha intentado inducir un cambio de política en la eurozona. Y ha tropezado en Bruselas con los representantes de otros 18 Gobiernos, que justifican su rechazo remitiendo fríamente a su propio mandato democrático.... 

Las negociaciones para llegar a un acuerdo en Bruselas se gripan porque ambas partes culpan de la esterilidad de sus negociaciones no a los fallos de construcción de procedimientos e instituciones, sino a la mala conducta de sus socios.
El acuerdo no fracasa por unos cuantos miles de millones de más o de menos, ni siquiera por uno u otro impuesto, sino únicamente porque los griegos exigen hacer posible que la economía y la población explotada por élites corruptas tengan la posibilidad de volver a ponerse en marcha con una quita de la deuda o una medida equivalente; por ejemplo, una moratoria de los pagos vinculada al crecimiento.

Los acreedores, por el contrario, no cejan en el empeño de que se reconozca una montaña de deudas que la economía griega jamás podrá saldar. Es indiscutible que una quita de la deuda será irremediable, a largo o a corto plazo. No obstante, los acreedores insisten en el reconocimiento formal de una carga que de hecho es imposible pagar... 

Hasta hace poco mantenían incluso la exigencia, literalmente fantástica, de un superávit primario superior al 4%. Es verdad que esta demanda se ha rebajado al 1%, que tampoco es realista; pero, hasta el momento, el intento de llegar a un acuerdo, del que depende el destino de la Unión Europea, ha fracasado por la exigencia de los acreedores de sostener una ficción.

La exigencia de una quita de la deuda,  no basta para despertar en la parte contraria la confianza de que el nuevo Gobierno va a ser diferente, de que actuará con mayor energía y responsabilidad que los Ejecutivos clientelistas a los que ha sustituido. Tsipras y Syriza hubieran podido desarrollar el programa reformista de un Gobierno de izquierda y “presentárselo” a sus socios de negociación en Bruselas y Berlín.

La discutible actuación del Gobierno griego no suaviza un ápice el escándalo de que los políticos de Bruselas y Berlín se nieguen a tratar a sus colegas de Atenas como políticos. Aunque tienen la apariencia de políticos, solo se permiten hablar en su condición económica de acreedores. Esa transformación en zombis busca presentar la dilatada situación de insolvencia de un Estado como un suceso apolítico propio del derecho civil, un suceso que podría dar lugar al ejercicio de acciones ante un tribunal. Pues de este modo es tanto más fácil negar una corresponsabilidad política.

...Merkel embarcó desde el principio al Fondo Monetario Internacional (FMI) en sus dudosas maniobras de rescate. El FMI tiene competencias sobre las disfunciones del sistema financiero internacional; como terapeuta, vela por su estabilidad y, por tanto, actúa en el interés conjunto de los inversores, en especial de los inversores institucionales.

Como miembros de la troika, las instituciones europeas también se funden con este actor, de tal modo que los políticos, en la medida en que actúen en esta función, pueden retirarse al papel de agentes que se rigen estrictamente por normas y a los que no se les pueden exigir responsabilidades.

Esa disolución de la política en la conformidad con los mercados puede explicar la desvergüenza con la que los representantes del Gobierno federal alemán, todos ellos personas sin tacha moral, niegan su corresponsabilidad política en las devastadoras consecuencias sociales que han aceptado, en tanto que líderes de opinión en el Consejo Europeo, como consecuencias de la imposición de un programa neoliberal de austeridad.

El escándalo dentro del escándalo es la obcecación con la que el Gobierno alemán percibe su papel de liderazgo. Alemania debe el impulso inicial para su despegue económico, del que todavía se alimenta hoy, a la generosidad de las naciones acreedoras que en el Tratado de Londres de 1954 condonaron más o menos la mitad de sus deudas.

Pero no se trata de una puntillosidad moral, sino del núcleo político: las élites políticas de Europa no pueden seguir ocultándose de sus electores, escamoteando incluso las alternativas ante las que nos sitúa una unión monetaria políticamente incompleta. Son los ciudadanos, no los banqueros, quienes tienen que decir la última palabra sobre las cuestiones que afectan al destino europeo.

Jürgen Habermas es filósofo alemán.

Artículo completo
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/06/26/actualidad/1435340365_023707.html

lunes, 22 de junio de 2015

Rajoy y el condenado por corrupción reinsertado


El Pasado
http://politica.elpais.com/politica/2014/01/18/actualidad/1390064352_796583.html

 En 1992 Cuando el fiscal le pregunta a Antonio Miguel Méndez Pozo (1944) por sus manejos en el PP, el empresario, entonces exclusivamente constructor, contesta: “Créame, todavía hoy no [ sé donde está la sede del PP en Burgos. De verdad, que no tengo ni idea de por dónde se entra”.
Quizás Méndez Pozo no supiera dónde estaba la sede del PP en Burgos, pero todo el PP de Burgos y de Castilla y León sabía perfectamente quién era Méndez Pozo: el Jefe. Había motivos para llamarle así, como quedó probado en un juicio abierto a partir de una denuncia de la Federación de Constructores, un hecho insólito entre gente habituada a la ley del silencio y a resolver sus asuntos en privado. Pozo sufrió una condena a siete de años de cárcel que fue ratificada por el Supremo. Fue el primer constructor condenado por corrupción política en España, en 1994. Veinte años después, no hay síntomas de que su poder en la sombra haya menguado. Sigue siendo El jefe y miles de manifestantes se dirigían a la puerta de su sede para señalarle como el principal responsable del episodio urbanístico que ha incendiado la conservadora ciudad de Burgos ( los disturbios  El Gamonal) y que ha acabado provocando que el Ayuntamiento paralice las obras definitivamente. Los ciudadanos no fueron a protestar a la puerta de la alcaldía, ni a la sede del PP. Fueron al despacho de Méndez Pozo. ...

 El llamado juicio de la construcción le señaló como amigo y asesor de un incipiente José María Aznar (tuvo que declarar por escrito en el juicio), como intermediario en las intrigas palaciegas del PP de los años ochenta y como principal beneficiario de los primeros diseños urbanísticos de la ciudad de Burgos. Méndez Pozo dejó la cárcel tras siete meses de estancia y un intento de obtener el indulto que fracasó por recibir informes negativos. Lejos de amilanarse en el terreno político, amplió su red de influencia. Mantuvo intacto su poder en el PP de Castilla y León y pasó a conquistar nuevas amistades con el PSOE de Castilla-La Mancha, sobre todo José Bono y José María Barreda, comunidad donde abrió tres periódicos, hizo negocios y terminó siendo uno de los autores intelectuales del gran fiasco del aeropuerto de Ciudad Real. 

 Mezclado todos los días entre autoridades, nadie puede dudar de que él formaba parte de la jerarquía. Y nadie lo ha dudado. De su importancia da cuenta la presencia de los Príncipes de Asturias en la inauguración de la sede de Promecal (abril de 2006),

Méndez Pozo recibe premios, distinciones y colecciona cargos: presidente de la Cámara de Comercio de Burgos, de la Fundación Silos, de la Fundación Atapuerca… Ha aumentado su poder, pero lo ejerce de forma mucho más sutil.
 Su triple condición de empresario, editor y benefactor le ha permitido un ejercicio más solemne del poder.

Fuente: http://www.cotilleando.com/foro/threads/mendez-pozo-en-burgos-como-se-llama-el-jefe-del-pelotazo-urbanistico-en-tu-ciudad.86151/


El presente
Esta noticia que pasó desapercibida, ejemplifica muy bien lo que está ocurriendo éste país 


El presidente de Gobierno, Rajoy ha sacado hueco en su apretada agenda para visitar las oficinas de Promecal, el grupo de comunicación propiedad de Miguel Méndez Pozo, en plena campaña electoral. La instantánea del encuentro entre político y empresario se publicó este lunes en las páginas del Diario de Burgos, del que Méndez Pozo es propietario.
El rotativo local del propio Méndez Pozo dedicó buena parte de su cuarta página a una fotografía en la que el constructor departe distendido con Rajoy a las puertas de la sede de Promecal.

En el texto explicativo que acompaña la imagen se lee que la reunión se produjo “tras la celebración del acto electoral en el Fórum Evolución”, que el presidente de Gobierno “saludó a los directivos” del Grupo Promecal y que además “concedió una entrevista” que llegará a los seguidores del rotativo local mañana martes. Un acercamiento que hace pensar que muy lejos quedan los momentos de tensión vividos en el barrio de Gamonal. Sin embargo, ha pasado solo un año y unos meses desde que Génova ordenó al alcalde de Burgos que rompiese con Méndez Pozo para calmar los ánimos de la población por una obra que los vecinos tacharon de innecesaria y megalómana.

Bien es cierto que, desde entonces el empresario burgalés se ha hecho con otros millonarios contratos públicos en la ciudad del Arlanzón. Casi coincidiendo con la visita de Rajoy se ha conocido precisamente que los gastos del nuevo Hospital de Burgos se han disparado en un 65%. Las obras en las que participa el propio Méndez Pozo han pasado de una factura inicial de 1.010 millones de euros a rozar los 1.670 millones, algo que el PSOE ya ha anunciado que llevará a los tribunales 

Uno de los hijos del magnate, Miguel Méndez Ordóñez, asesora al centro hospitalario a través de una sociedad que creó en 2011, poco antes de su inauguración. Miguel Méndez presumió en público de haber invitado al alcalde, Javier Lacalle, a un viaje a Niza. "Volveremos a invitar a aquellos políticos y técnicos municipales que nos han demostrado colaboración leal y honestidad hasta el infinito", aseguró públicamente. Poco después del viaje, el Ayuntamiento adjudicó una nueva obra a estos constructores.

El alcalde de Burgos , Javier Lacalle vive en un ático de lujo edificado por los constructores de la obra de Gamonal.
La hija del constructor fue la arquitecta del edificio 

Cabeceras de Méndez Pozo 


Un hecho relacionado
Manuel Pérez Castell  cuando era Alcalde de Albacete, mantuvo un encuentro con Méndez Pozo. En  aquel encuentro, una comida, había testigos. Una de esas personas añade más información sobre lo que allí pasó y explica que Méndez Pozo sacó mapas de la ciudad sobre la mesa y empezó a señalar las parcelas de terreno sobre las que quería poder construir. "No olvidaré nunca su actitud al sacar aquellos planos sobre el mantel y señalar lo que quería", dice esta fuente de primera mano.
Durante la charla, Méndez Pozo recordó - como si hicera falta - que era propietario de La Tribuna de Albacete e "insinuó al alcalde que no le convenía tener en contra al periódico durante la campaña", la de las municipales de 2007. "No fue un chantaje directo, pero lo dejó caer" y, según esta fuente, "no se tomó bien la negativa". Fueron unos postres tensos.

La entrevista a Rajoy

domingo, 21 de junio de 2015

La trampa de la impunidad



El nuestro es un mundo de impunidad. Las acusaciones de corrupción rodearon a la FIFA durante decenios y han acabado en procesamientos en masa de funcionarios suyos la semana pasada. Sin embargo, el Presidente de la FIFA, Sep Blatter, fue reelegido en cuatro ocasiones, incluso después de que se formularan dichos procesamientos. Sí, Blatter ha dimitido por fin, pero sólo después de que él y docenas de miembros de la Federación mostraran una vez más su desdén a la honradez y a la ley.

Vemos esa clase de comportamiento por todo el mundo.
Pensemos en Wall Street. En 2013 y 2014, JPMorgan Chase pagó más de veinte millones de dólares en multas por infracciones financieras; sin embargo, el director gerente se llevó a su casa 20.000 millones de dólares de retribución en 2014 y 2015. 

O pensemos en los escándalos de corrupción en el Brasil, España y muchos otros países, en los que los gobiernos siguen en el poder aun después de que se haya revelado un gran nivel de corrupción dentro del partido gobernante.

La capacidad de quienes ejercen un gran poder público y privado para violar la ley y las normas éticas a fin de lucrarse es una de las más flagrantes manifestaciones de desigualdad.

Los pobres reciben sentencias a cadena perpetua, mientras que los banqueros que afanan al público miles de millones reciben invitaciones a las cenas de Estado en la Casa Blanca.

Una famosa tonadilla de la Inglaterra medieval muestra que no se trata de un fenómeno nuevo: La ley encierra al hombre o la mujer que roba un ganso a la propiedad común, pero deja libre a aquel villano mayor que roba la propiedad común al ganso.

Los mayores ladrones actuales son los que están robando los bienes comunes modernos: saqueando los presupuestos estatales, degradando el medio ambiente natural y aprovechándose de la confianza pública. 

Cuando se formularon los procesamientos de los catorce funcionarios de la FIFA, en el reparto de actores figuraban no sólo malhechores del mundo de los deportes, sino también algunos copartícipes con los que estamos familiarizados: cuentas bancarias secretas en Suiza, el paraíso fiscal de las islas Caimán, empresas ficticias, todos los accesorios financieros concebidos literalmente para proteger a los ricos del examen y de la ley. 

En este caso, el FBI y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos han cumplido con su deber, pero lo han hecho, en parte, penetrando en los turbios mundos del secretismo financiero creado y protegido por el Tesoro de los EE.UU., la Agencia Tributaria y el Congreso de los EE.UU. (siempre protectores de los paraísos fiscales del Caribe).

En algunas sociedades y en algunos sectores económicos, la impunidad es ahora tan omnipresente, que se la considera inevitable.
Cuando se acaba considerando “normal” de forma generalizada el comportamiento impropio de los dirigentes políticos y empresariales, la opinión pública no lo castiga, lo que refuerza su carácter de normal y crea una “trampa de impunidad”.

Por ejemplo, como los políticos de los Estados Unidos que se dejan sobornar por donantes adinerados, gran parte del público acepta las nuevas revelaciones de irregularidad financiera (como, por ejemplo, los manejos financieros moralmente dudosos de la Fundación Clinton) con un bostezo cínico. 

La situación en el sector bancario mundial es particularmente alarmante. Un reciente estudio detenido de las actitudes éticas del sector de los servicios financieros de los EE.UU. y del Reino Unido ha mostrado que ahora el comportamiento impropio e ilegal está considerado, en efecto, omnipresente. 

Un 47 por ciento de quienes respondieron dijo que era probable que sus competidores hubiesen llevado a cabo actividades impropias e ilegales y el 23 por ciento pensaba que así había sido en el caso de sus colegas empleados. La generación más joven ha aprendido la lección: el 32 por ciento de los que respondieron y que llevaban menos de diez años como empleados del sector financiero dijeron que, si no hubiera posibilidad de que los detuviesen, aprovecharían su información privilegiada para ganar diez millones de dólares. Para esa clase de malhechores, probablemente sea muy escasa la posibilidad de ser detenidos. Sin embargo, no todas las sociedades ni todos los sectores están presos en una trampa de impunidad.

Algunas sociedades –las más destacadas de las cuales son las escandinavas– mantienen la esperanza de que los funcionarios públicos y los dirigentes empresariales actúen ética y honradamente. En esos países, los ministros se ven obligados a dimitir por infracciones menores que en otros países parecerían triviales.
Convencer a los ciudadanos americanos, rusos, nigerianos o chinos de que la corrupción se puede en verdad controlar podría parecer una tarea fútil, pero el objetivo es digno del empeño, porque la evidencia resulta abrumadora: la impunidad no es sólo moralmente nociva, sino también económicamente costosa y profundamente corrosiva para el bienestar. 

Estudios recientes han mostrado que, cuando existe una “confianza generalizada” en la sociedad, los resultados económicos son mejores y la satisfacción vital es mayor. Entre otras razones, resulta más fácil concertar acuerdos comerciales y aplicarlos eficientemente.
No es casualidad que los países escandinavos figuren entre los más felices y prósperos del mundo año tras año.
Así, pues, ¿qué se puede hacer para superar la trampa de la impunidad? Una parte de la respuesta es, naturalmente, la imposición de la observancia de la ley (como en el caso de los procesamientos de la FIFA) y la protección de los denunciantes. Sin embargo, no basta; las actitudes públicas también desempeñan un papel importante.

Si el público expresa desprecio y repugnancia por los banqueros que engañan a sus clientes, por los ejecutivos de empresas petroleras que destrozan el clima, por los funcionarios de la FIFA que respaldan las comisiones ilegales y los políticos que adulan a todos ellos a cambio de fondos para campañas electorales y sobornos, la ilegalidad para unos pocos no puede llegar a ser la norma. El desdén público tal vez no pusiera fin inmediatamente a la corrupción, pero puede hacer menos agradable la vida de los que están robando los bienes públicos a todos los demás.

Un candidato a Presidente de los EE.UU. en 2016,
 el ex Gobernador de Maryland Martin O’Mally, lanzó hace poco su campaña preguntando por qué no fue condenado ni un solo Director Gerente de Wall Street por delito financiero a raíz del desplome financiero de 2008. Es una pregunta apropiada, de las que pueden contribuir a que los EE.UU. superen su trampa de la impunidad. 

Aun así, podemos formular una pregunta aún más sencilla. ¿Por qué son agasajados esos mismos banqueros por el Presidente Barack Obama, invitados a brillantes cenas de Estado y reverentemente entrevistados por los medios de comunicación?

Lo primero que una sociedad puede y debe hacer es denegar la respetabilidad a los dirigentes políticos y empresariales que abusan deliberadamente de la confianza pública.

Fuente
 http://www.project-syndicate.org/commentary/corruption-financial-sector-impunity-by-jeffrey-d-sachs-2015-06/spanish

miércoles, 17 de junio de 2015

Juan Herrero, La Agencia Tributaria y el transfuguismo económico



Juan Manuel Herrero ha dimitido como director del Servicio Jurídico de la Agencia Tributaria, según publicaba  este lunes en Boletín Oficial del Estado (BOE).  El cese se ha producido a petición propia.
Su nombre completo es Juan Manuel Herrero de Egaña y Espinosa de los Monteros (comparte apellido con el "jefe" de la Marca España) la prensa a veces omite tanto apellido compuesto, para no hacer patente el elevado porcentaje de apellidos compuestos y gente de buena estirpe como dice Rajoy, que pueblan el aparato del Estado.  
Horas después de su dimisión volvía a ser noticia, había fichado por Deloitte.

A los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) les ha parecido una actuación reprobable, han criticado "las puertas giratorias de las que disfrutan” los altos cargos de la Agencia Tributaria, que de un día para otro “están asesorando a grandes empresas y multinacionales que pueden tener algún conflicto tributario” con la institución. La organización advirtió de que “podría darse la circunstancia de que Juan Manuel Herrero haya tenido conocimientos relevantes de esos expedientes en su etapa al frente de la Dirección, los cuales podrían poner en manos de estas compañías y en perjuicio de los intereses generales de Hacienda”.

Además, los Técnicos denunciaron la coincidencia “poco decorosa” de altos cargos de la Agencia Tributaria o del Ministerio de Hacienda en cursos especializados que organizan socios de los grandes despachos de la asesoría tributaria o de la abogacía, los que a su vez ya ocuparon puestos directivos en estas instituciones. En este sentido, destacaron que estos asesores podrían valerse de sus conocimientos previos para preguntar dudas concretas y decidir la mejor estrategia tributaria de sus clientes teniendo en cuenta el posicionamiento vigente de la Agencia.

En una nota, Deloitte Abogados explica que la incorporación de Herrero de Egaña como socio del despacho que lidera Luis Fernando Guerra servirá para "fortalecer" el asesoramiento fiscal que ofrece la sociedad en el área de contencioso tributario, que es precisamente el campo en el que hasta ahora trabajaba Herrero de Egaña.  Hablando en plata: asesorará para pagar menos al fisco y qué duda cabe que sabrá como hacerlo.

Deloitte es una de las Big Four junto con Pwc, KPGM, y Enrst & Young, multinacionales de consultoría y auditoría. Ha sido multada por la supervisión de la salida a bolsa de Bankia.

Se da la circunstancia que el tránsfuga económico , a finales del 2013, rechazaba en un informe,  la validez de varias facturas de Aizoon, que al ser admitidas exculpaban a la infanta Cristina de haber cometido delito fiscal.

El diputado socialista en el Congreso, Pedro Saura, ha pedido al gobierno que explique por qué sale el director general del servicio jurídico de la Agencia Tributaria, "y a dónde va". "Está en juego -dice Saura- la credibilidad de las instituciones, la lucha contra el fraude, la conciencia fiscal de los españoles y en definitiva, el interés general de todos los españoles". 

Si Hacienda somos todos, cuando alguien abandona la defensa de nuestros intereses,  deberíamos ser resarcidos por la empresa que lo ficha, tal y como ocurre con los futbolistas y sus  equipos y por el propio fichado ya que a modo de becario, consiguió una formación y unas conexiones que sin ellas no sería tan atractivo su fichaje. Claro que los señores del Estado nunca van a legislar  acerca de algo que les perjudique y vaya en contra de sus intereses

"http://www.elmundo.es/economia/2015/06/15/557e8e00268e3e5a648b457a.html">http://www.elmundo.es/economia/2015/06/15/557e8e00268e3e5a648b457a.html

Actualización
La Fundación Impuestos y Competitividad que agrupa a Baker & McKenzie, Cuatrecasas Gonçalves Pereira, Deloitte Abogados, Ernst &Young Abogados, PricewaterhouseCoopers Tax & Legal Services y Uría Menéndez reclama al Gobierno que no saque a la luz los nombres de los morosos de más de un millón de euros con el Fisco. De cara a la lucha contra el fraude fiscal, el organismo sugiere a Hacienda que sólo publique las sentencias firmes contra los condenados por delito fiscal.
http://www.abc.es/economia/20150618/abci-despachos-lista-morosos-201506181411.html?utm_source=abc&utm_medium=rss&utm_content=uh-rss&utm_campaign=traffic-rss#

Enlace relacionado
http://www.angelesgarciaportela.com/2014/07/inspectores-abogados-desertores-del.html

lunes, 15 de junio de 2015

Steve Hilton y la donocracia



Stave Hilton fue asesor de Cameron escribió un libro titulado More Human acerca de su experiencia y observación del comportamiento de las élites. Con motivo de su publicación, el Sunday Times lo entrevista.
Hilton, descendiente de húngaros emigrantes, fue el director de estrategia de Cameron tras pasar por Saatchi & Saatchi. Maurice Saatchi llegó a decir que no había nadie que le recordase tanto a él mismo cuando era joven que Hilton. Abandonó la política y actualmente  imparte clases en la Universidad de Stanford (EEUU) y vive junto a su mujer, Rachel Whetsone, que acaba de abandonar su puesto en la comunicación de Google por la de Uber.
Hilton  constata lo que todos sabemos pero es interesante  escucharlo de alguien que lo ha vivido de primera mano.
Dice cosas como éstas:
 "Los políticos y los autores de libros como el mío van a las mismas cenas y eventos sociales, todos viven al lado del otro y mandan a sus hijos a los mismos colegios, acaba por desarrollarse una clase dirigente aislada”, denuncia. “Van de aquí para allá entre Westminster, Whitehall y la City: da igual quién gane las elecciones, porque las mismas personas tienen el poder.

Hilton considera que la democracia se ha devaluado durante las últimas décadas hasta degenerar en un sistema anticuado. “Parece que la legitimidad política ya no emana de los votos, sino del dinero”
“Cuanto más tengas, más probable es que el gobierno preste atención a tus preocupaciones”.
Al igual que ocurría en el Antiguo Régimen, cuando el poder o se compraba o se heredaba y no había división de poderes, las élites poseen el Estado. En la sociedad actual, empresas, políticos y medios de comunicación intercambian favores para perpetuarse en el poder.

“Pasa algún tiempo en Bruselas y encontrarás en el Parlamento y la Comisión Europeas una fosa séptica gigantesca y apestosa de corrupción corporativa disfrazada con los atuendos del internacionalismo idealista”
El autor utiliza el curioso término de “donocracia” –de “donación” y “democracia”– para referirse a lo que ocurre en países como Estados Unidos, la supuesta patria de la democracia en la que se atienden ante todo los intereses de los lobistas que proporcionan más dinero a los políticos 

Su crítica la efectúa dentro del capitalismo, no se puede considerar un individuo de izquierdas, forma parte de los que propugnan un capitalismo compasivo.
 “Los negocios, un vehículo maravilloso para la ingenuidad y la interacción humanas, han terminado siendo dominados por una élite global indiferente e incomprensible que piensa que la solución para los problemas sociales y medioambientales que ellos causan es volar a Davos y pontificar en ‘paneles’ y en ‘plenarios".

Afirma que lo que llama  burocracias del sector privado”, ya no tienen como objetivo crear buenos productos y servicios para el ciudadano, sino manipular las leyes para que les favorezcan, reducir los impuestos y protegerse de la competencia no a través de su labor sino contratando a los mejores lobistas y abogados con influencia. 
“Necesitamos hacer que la democracia funcione como debería, como un vehículo para el poder de la gente real, no para el de la plutocracia de hoy en día”, “necesitamos más acciones directas, políticas visibles e interactivas, más humanas”. ¿En resumen? “Opta al parlamento. Y si te da miedo, a tu ayuntamiento”. Una apuesta por la participación del ciudadano.

La entrevista
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-06-10/chumocracia-elites-guru-politica-inglesa-steve-hilton_845503/?utm_content=buffercfae1&utm_medium=social&utm_source=clp.com&utm_campaign=clp

Enlace relacionado
http://www.angelesgarciaportela.com/2011/12/cada-vez-que-explico-a-mis-alumnos.html