domingo, 10 de junio de 2012

Iberdrola quedó huérfana

Se murió Manuel Gómez de Pablos, presidente de honor de Iberdrola. Inició su trayectoria laboral en Saltos del Sil. En 1968, tras trabajar en Venezuela para una empresa suiza, fue nombrado director del Servicio Geológico del Ministerio de Obras Públicas.
Dos años después pasó a la Dirección General de obras Hidraúlicas, donde se mantuvo durante cuatro años, fue la época de la inauguración de presas a gogó, presas que él construía.

Con la experiencia acumulada, fue fichado por Iberduero y  nombrado presidente en 1981, en 1989 pasó  a presidir Unesa, la patronal de las eléctricas, cargo en el que permaneció  tan solo un año, en 1992 Iberduero se fusionó con Hidroeléctrica Española (Hidrola). Tres años antes, se habían fusionado el Banco de Bilbao y el Banco de Vizcaya, ambos tenían particpaciones en las eléctricas.
Como presidente de la empresa resultante, Iberdrola, fue designado Iñigo Oriol Ibarra, hasta que Ignacio Sanchez Galán le sucedió. Gomez de Pablos fue nombrado presidente de honor.
Fue también presidente del Consejo Mundial de Energía. En abril de 1986 fue nombrado presidente de Patrimonio Nacional. Obtuvo un sinfín de medallas al mérito.

En una esclarecedora entrevista inédita, realizada en el 2003 y publicada ahora, tras su fallecimiento, De Pablos explica como se "tienden puentes" - eufemismo por conseguir privilegios - es decir como consiguieron las elétricas una situación de priviliegio. Lo que se ha dado en en llamar "liberalización" en román paladino supone la esclavitud del usuario y lo que denominan déficit tarifario, no es más que un impuesto revolucionario a los consumidores. Piden indemnizaciones y subvenciones cuando van mal dadas y cuando tienen  superávit, alegan que son  una empresa privada .
Resumen de la entrevista:
Manuel Gomez de Pablos, convencido de la inviabilidad del proyecto de la central nuclear de Lemóniz por presión de ETA, y al final paralizada,  había venido tendiendo los puentes mas insospechados, buscando apoyos para aquel dramático presente y necesarias complicidades para el futuro. “En aquellos años conseguí llegar a Felipe González. Todavía estaba en la oposición y creo recordar que fue Carlos Solchaga quien propició el encuentro. En la fecha señalada, alquilé una habitación en el Hotel Villamagna de Madrid y pedí que la prepararan para el almuerzo. Fue un encuentro grato. Yo era consciente de que estaba ante quien mas temprano que tarde, ocuparía la presidencia del Gobierno, y tenía sumo interés en explicarle cual era la dramática situación que estábamos viviendo en Iberduero. La sobremesa se prolongó un buen rato. Hubo buena química y hablamos de muchas cosas” sonríe Gomez de Pablos. En octubre del 82, cuando gana el PSOE yo ya tenía tendidos mis puentes con ellos. Quizá por eso me atribuyeron ciertas simpatías socialistas lo que no es cierto. Simplemente me dí cuenta de que iban a llegar al poder y que iban a hacer cosas, así que, había que estar allí. Efectivamente hicieron cosas, entre otras sancionaron el llamado “parón nuclear”, desaguisado empresarial muy importante por el que se interrumpía la construcción de las centrales nucleares en curso, a cambio de lo que las compañías propietarias recibían las correspondientes compensaciones, Lemóniz fue metida en el paquete con calzador. No hay que olvidar que pocos meses antes se daba por sentado que el primer gobierno del PSOE en la historia de España, acometería sin contemplaciones la nacionalización del sector.
El precio que tuvieron que pagar los empresarios privados fue asistir, impotentes, al meteórico despegue de la pública Endesa, algo poco precupante, sobre todo si se considera que apenas quince años después sería formalmente privatizada. “La moratoria fue fundamental, sentencia Gomez de Pablos, y lo fue porque cobrábamos por tener una central parada”.

Una entrevista en un hotel con el que sería el futuro presidente y Lemoniz tiene derecho (injustamente) a indemnización por el parón nuclear, así millones de,  en aquel entonces pesetas a cargo del contribuyente, supongo que lo del déficit tarifario se fraguó en circunstancias similares, algún día nos lo contarán.

En el pasado siempre están las claves del presente.

Por último, una frase pronunciada por el entrevistado , pudiera ser el   lema de estos empresarios y banqueros que estamos padeciendo: "La estética siempre debe de estar por delante de la ética".
La entrevista:
http://www.elboletin.com/index.php?noticia=54795&name=economia
Fuentes:
http://economia.elpais.com/economia/2012/06/06/actualidad/1339018756_874931.html
http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1991/05/01/pagina-44/33475053/pdf.html
http://elpais.com/diario/1986/12/23/ultima/535676407_850215.html
Enlace relacionado:
http://www.angelesgarciaportela.com/2011/12/eduardo-montes-prensa-blanca-salmon

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada